Sevilla FC 0; RC Deportivo LC 1. Lo que se esperaba, como se esperaba

Poco se podía esperar de un partido en el que virtualmente no había nada en juego y nada fue lo que le ofreció el Sevilla a los 15.000 valientes que aparecieron por Nervión esta noche. Con Jiménez hablando de que el partido sería el entrenamiento fuerte de la semana y con Lotina calificando la remontada de “tontería”, nada invitaba a pensar que podría verse espectáculo. Por desgracia, no había razones para equivocarse.

Aunque esta derrota pueda calificarse de anecdótica por la poca intensidad, el Sevilla volvió a dar una malísima imagen en casa y la afición se lo hizo saber con una sonora pitada al final del encuentro. Apenas si hubo ocasiones de las que disfrutar y el único gol del choque llegó al borde del descanso en un error defensivo aprovechado por Bodipo. La indolencia sevillista pasó la línea de lo que permitía la eliminatoria, pero aún así a los suplentes coruñeses no les dio ni para amenazar con una posible machada.

Quizás algo avergonzados por su puesta en escena, los locales salieron algo más espoleados tras el descanso, pero si Romaric es el que tiene que liderar el arreón, ya sabemos como acabó la cosa. Por desgracia este tipo de cosas son las que ya no sorprenden por Eduardo Dato, aunque mal haríamos en gastar fuerzas tieniendo lo que tenemos por delante el domingo. Digan lo que digan, una derrota ante el Valencia sería casi como renunciar a la tercera plaza cuando aún queda media liga por disputarse. “Afortunadamente” este equipo sólo sabe motivarse ante los grandes y cuando menos se espera de él, por lo que en teoría no nos deberían ir tan mal las cosas en la próxima cita. Agarrémonos a ese clavo ardiendo.

En lo que se refiere a la competición copera, el alarde de efectividad mostrado en Riazor nos sirve para esperar mañana rival semifinalista. Todo hace indicar que será el Getafe, ese al que vencimos en el Bernabéu antes de levantar nuestra última Copa del Rey. Aunque finalmente el agraciado sea el Mallorca, la ida será en casa y la vuelta en Getafe o Baleares.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2), Adriano (1), Marc Valiente (1), Dragutinovic (1), Fernando Navarro (1), Lolo (1), Duscher, (1) Capel (2), Perotti (1), Romaric (2) y Luis Fabiano (1). También jugaron Escudé (2), Navas (2) y Kanouté (s.c).

Sevilla FC 1; UD Almería 0. Un charco, tres puntos y poco más

Lo importante hoy era romper la inaceptable racha de resultados ligueros, tanto los de casa como los de 2010 en general, año en el que el equipo se acaba de estrenar en lo que a puntos se refiere. El equipo no desplegó un juego muy distinto al que le hizo caer ante Getafe o Racing, pero la falta de pegada almeriense permitió al Sevilla llevarse el triunfo sin hacer demasiados méritos. Aunque finalizó el partido sin pasar apuros, justo antes del descanso un arreón visitante pudo hacer que los puntos acabaran más repartidos.

Si decíamos en la previa que sería importante no empezar encajando como había ocurrido en las últimas citas en casa, parece que el hecho de advertir la estadística sirvió de maleficio para romperla. La incesante lluvia caída durante toda la jornada del sábado dejó un césped practicable en la mayor parte de las zonas, aunque el lateral Acasiete quiso dar un pase raso justo por donde no corría el balón. Su teórico receptor era el guardameta Alves, pero el cuero se frenó a medio camino y eso lo aprovechó Renato para asistir a un Negredo libre de marca y en boca de gol. Inicio prometedor de un partido que sin embargo no sacó del ya recurrente sopor a la parroquia nervionense. La seguridad del uno a cero permitió a Jiménez dejar de arriesgar un poco menos si cabe, optando por tener el control de la pelota e intentando visitar de vez en cuando a Alves.

Sin embargo, la nula aportación de la pareja Duscher-Romaric volvió a dejar de manifiesto el hueco entre la zaga y Renato tanto a la hora de defender como a la de atacar. Esto permitió al Almería llegar con peligro en varias ocasiones que no llegaron a buen puerto. Si Canales decidió el partido hace dos semanas, el Canales del Almería no tuvo la misma suerte. Un Crusat que viene ya de vuelta sólo consiguió inquietar alguna que otra vez a Dragutinovic, pero entre la falta de acierto de los de Lillo y la contundencia de los centrales, no parecía fácil que llegase el empate.

Y menos aún en la segunda mitad, en la que el Almería no volvió nunca a ser el que llegó al descanso y permitió al Sevilla contemporizar hasta llevarse los tres puntos. Tampoco mereció el local ampliar la renta aunque sí que dispusiera de alguna que otra ocasión clara, como un mano a mano de Negredo que ganó Alves o un disparo franco pero muy desviado del sustituto Capel. El de Albox sustituyó a un Perotti que no está al cien por cien recuperado. El que volvió a demostrar que quiere estar en un safari sudafricano es Navas, que volvió a desbordar como en Coruña pero bastante más tapado que entonces.

Nada cambió hasta que un excesivamente inglés Mateu Lahoz pitó el final de un encuentro en el que no tuvo demasiado trabajo, a excepción de una caída de Corona en el área que acabó con amarilla para el ex-zaragocista. La verdad es que, dadas las circunstancias, lo mejor es quedarse con los tres vitales puntos y pensar en noquear la eliminatoria copera el próximo jueves. A partir de ahí habrá tiempo para preparar la trascendental visita del Valencia, que podría volver a meternos de lleno en la lucha por ser terceros o hacer que empecemos a conformarnos con la fase previa.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Stankevicius (2), Escudé (3), Drago (3), Adriano (1), Duscher (1), Romaric (1), Navas (2), Perotti (2), Renato (2) y Negredo (2). También jugaron Capel (1), Fernando Navarro (s.c) y Luis Fabiano (s.c).

Real Sporting G. 0; Sevilla FC 1. Media inglesa aunque sea a la inversa

Importantísimos tres puntos para el Sevilla en un estadio invicto desde hacía ocho meses. A pesar de no hacer ni mucho menos un buen partido, volvió a bastar con la pegada de los atacantes titulares. En este caso fue Kanouté el que culminó una espectacular jugada que comenzó Navas a los diez de juego. El pinchazo del Valencia nos devuelve a la tercera posición, techo objetivo del equipo a día de hoy. Además se vuelve a cumplir la particular media inglesa que sigue el Sevilla: dos empates y dos triunfos en las últimas cuatro jornadas, aunque los triunfos hayan llegado fuera y los empates en casa.

Salió bien el equipo, con frescura y ganas de probar a Juan Pablo desde el principio. Importante esta circunstancia ya que el Sporting, si le dejas, te aprieta de principio a fin. Eso es lo que acabó pasando casi en los tres últimos cuartos de partido, pero nos valió con el dominio del primero para solventar el envite. Contribuyó y mucho en ello la vuelta de Adriano, que más que vuelta ha acabado siendo visita de las cortas porque se ha vuelto a lesionar y no sabemos para cuanto tiene. Al menos su sustituto Marc Valiente estuvo a la altura y aunque entró algo acelerado y vio amarilla, supo aguantar bien hasta el final.

Un equipo compacto como el Sporting sabe tapar bien el mediocampo, lo que contribuyó a que Romaric y sobre todo Zokora estuviesen algo menos activos. Eso sí, Navas y Perotti se dieron un festín por las bandas y por momentos recordaron a ese Sevilla que enamoraba y mareaba a los rivales desde el cero hasta el noventa. Quizás no tengamos eso ahora, pero tenemos un equipo que aprovecha la que tiene y permanece seguro para llevarse los tres puntos donde quizás antes no pudiera. Mucho menos bello pero infinitamente más efectivo.

En la segunda parte los locales fueron adquiriendo cada vez más posesión y llegada, pero sólo en un par de situaciones puntuales llegó el Sevilla a temer por dos de los puntos que acabó logrando. Koné dejó sitio a Negredo pero ninguno de los dos ha roto su dinámica y deberán seguir viendo vídeos de Luis Fabiano y Kanouté. El equipo vuelve al trío de cabeza pero bien haríamos en no mirar, de momento, más allá. Sobre todo porque el sábado viene el Getafe, otro a de los que en teoría deberíamos vapulear en casa, como al Málaga y al Valladolid…

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Adriano (1), Konko (2), Dragutinovic (1), Fernando Navarro (2), Zokora (1), Romaric (2), Jesús Navas (2), Perotti (2), Kanouté (2) y Koné (1). También jugaron Valiente (2), Negredo (1) y Renato (s.c).

Sevilla FC 1; FC Glasgow Rangers 0. El brillo hoy no estaba invitado

Cumplió el Sevilla el expediente con un plácido triunfo ante el lamentable Glasgow Rangers, que vino a la capital andaluza con el único objetivo de no ser humillado por su rival en la noche de hoy. Los sevillistas, a pesar de las bajas, pudieron golear a un equipo escocés que jamás dio sensación de peligro aunque sólo acertó a marcar desde los once metros a los siete minutos. Además, tampoco hubiese hecho falta mucho esfuerzo puesto que la derrota del Unirea en Stuttgart, además de clasificar a los alemanes, nos daba la primera plaza del grupo aún habiendo perdido este encuentro. Lo más positivo fue el debut de un Cala que ni mucho menos fue puesto a prueba, mientras que los suplentes de arriba siguen dando preocupantes síntomas. Ojalá se cumpla aquello de “Año nuevo; vida nueva” para Negredo y Koné.

Aunque el palco estuvo plagado de estrellas cinematográficas con la presencia de Tom Cruise, Katie Holmes y Cameron Diaz (me cuentan que esta última no confirmó su asistencia hasta última hora porque dudaba si ir o no mejor al partidazo Betis-Nàstic del domingo), las estrellas futbolísticas estuvieron bastante apagadas en la noche de hoy y a ello contribuyó y mucho el tempranero gol de la victoria. Penalti tan claro como infantil sobre Navarro que convierte con suficiencia Kanouté a los siete minutos. Si los escoceses tenían pensado de por sí visitar poco a Palop, este tanto les dejó claro que el uno a cero era un gran resultado para ellos, por lo que no aparecieron por los dominios del valenciano hasta bien entrada la segunda parte. Hasta ahí, aunque parezca extraño en un partido de Champions, muy poco que contar. El Sevilla buscaba el toque para llegar a McGregor pero arriba se fundían siempre los plomos con Kanouté como único estilete y un desaparecido Renato resguardándolo. Los escoceses se limitaban a intimidar a base de entradas a destiempo que fueron demasiado permitidas por el colegiado francés Layec. En las bandas destacó más Capel que un Jesús Navas algo desaparecido, mientras que Zokora era el único al que se le intuía un poco de tensión.

La segunda parte siguió por los mismos derroteros. A pesar de la parafernalia en adornos y vallas publicitarias que conlleva este tipo de partidos, sobre el verde lo que se veía era un encuentro de pretemporada, sin ninguna presión y sin apenas llegar a las porterías.  De las pocas que hubo, la más peligrosa la tuvo Zokora con un disparo al poste desde fuera del área que bien habría merecido recompensa. El marfileño no se podía creer su mala suerte tras la jugada, y es que aunque parezca extraño por su posición en el campo, Zokora ha anotado un gol en los diez años que lleva en Europa. Fue en 2004 cuando militaba en el Racing Genk belga. Hasta el final pudimos ver alguna que otra subida británica que acabó en saque de esquina y la preocupante situación de Koné y sobre todo de Negredo, al que los minutos que acumula parecen obcecarle más de cara al gol que otra cosa.

Se acabó la Champions hasta 2010. Ahora a pensar en los rivales, pero eso será en el post de mañana al respecto.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Konko (1), Cala (2), Dragutinovic (2), Fernando Navarro (3), Zokora (2), Romaric (1), Navas (1), Capel (2), Renato (1) y Kanouté (2). También jugaron Duscher (1), Negredo (0) y Koné (s.c).

FC Unirea Urziceni 1; Sevilla FC 0. Con la mente en el Málaga

Si el Madrid tuvo su “Alcorconazo”, el Sevilla FC de Manolo Jiménez acaba de sufrir un “Urzicenazo” en toda regla y deberá asegurar en la última jornada el liderato del grupo G. Vale que el que escribe se colara en la tarde de ayer con el título de la previa de este partido, pero más delito tiene que los once sevillistas sobre el campo hayan permitido esta eurohumillación. Jiménez tendrá su parte de culpa, pero sólo guardó a Perotti, a Renato y a un cansado Squillaci en el once titular, por lo que había mimbres suficientes para al menos sacar el punto que hiciese intrascendente el partido frente al Rangers.

Vodpod videos no longer available.

Más allá de lo que pueda significar clasificatoriamente esta derrota, (para no ser primeros tendríamos que no ganar en casa al colista y que el Unirea venciera en Stuttgart), esta derrota demuestra que en Champions no te puedes relajar ni ante un grupo de rumanos, que sin calidad pero con esas ganas que no puso el Sevilla, se ha llevado tres puntos históricos para la modesta entidad de Urziceni. El partido ya comenzó con susto en el primer minuto, pero el polémico árbitro noguero Tom Hening anuló por fuera de juego un gol local. A partir de ahí el Sevilla se hizo dominador y tuvo incluso dos lanzamientos a la madera, uno al palo izquierdo de Kanouté y otro al larguero de Negredo, en uno de los pocos balones que tocó. Los rumanos, a excepción del citado gol inválido, no lanzaron ni una única vez a la línea de fondo defendida por Javi Varas, pero aún así se fueron por delante en el marcador al descanso. ¿Difícil de creer? No tanto cuando observamos el magnífico remate de cabeza en propia puerta de Dragutinovic ante el que nada pudo hacer Varas.

Inesperado escenario en el Ghencea que despertaba al Sevilla de su letargo. Llegó a alcanzar el 70% de la posesión en la primera parte, pero era más lo que se creía que harían que lo que realmente hicieron los sevillistas. En la segunda parte todos esperábamos una reacción que llevase inevitablemente al empate. Sin embargo, dirán en Urziceni que los trenes por allí no pasan tan a menudo como aquí, por lo que estaban dispuestos a cogerlo. Jiménez intentó reubicar a Negredo en la izquierda introduciendo a Luis Fabiano y Renato en el campo, pero el madrileño volvió a no tener su día y se tuvo que marchar. El único que dio la cara fue Perotti, curiosamente el último en salir. El recién estrenado como internacional mareó a sus rivales por la izquierda, pero no encontró compañeros a su mismo nivel esta noche. De hecho, exceptuando un descuento en el que tuvimos dos ocasiones clarísimas para empatar, fue el Unirea el que mereció más en los segundos cuarenta y cinco minutos. En la más clara de ellas se ganó Dragutinovic el 0 inapelablemente, pero por suerte los rumanos no tienen a nuestra delantera. De haber sido así, el “Urzicenazo” hubiese sido completo.

Con el triunfo del Stuttgart en terreno del irrisorio Glasgow Rangers, la cosa queda de la siguiente forma. El Sevilla sigue líder con los mismos diez puntos (ya no podrá mejorar ni igualar la fase de grupos de 2007), seguido del Unirea que tiene ocho. Los rumanos aún pueden ser líderes si ganan en Stuttgart y el Sevilla pierde con el Rangers, pero si caen en tierras alemanas se deberán conformar con la Europa League. El Rangers, con dos puntos, sólo tendrá el aliciente económico (que no es poco) en el Sánchez Pizjuán.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2); Sergio Sánchez (1), Konko (1), Dragutinovic (0), Fernando Navarro (2); Lolo (1), Zokora (1), Navas (1), Capel (1), Kanouté (1) y Negredo (1). También jugaron Renato (1), Luis Fabiano (1) y Perotti (2).

CD Tenerife 1; Sevilla FC 2. La pegada puede más que las bajas

No era Manolo Jiménez en sus inicios, ni mucho menos, un enamorado de las rotaciones. Partidos como el de hoy, sin embargo, le hacen ver que su reconversión no tiene más que elementos positivos. A pesar de las nueve bajas que se quedaron sin excursión al Teide, Jiménez ha maniatado con los once titulares de hoy (incluido Marc Valiente) a un Tenerife que fue de menos a más, pero que cuando llegó al más ya era demasiado tarde. Un espectacular Perotti y Renato, ya en la reanudación y con la pierna mala dejaron casi hecho un partido que complicó Nino. Al final los tres puntos viajan para la península para evitar que los dos de arriba se escapen. Con esto y ganando al Málaga el sábado, el segundo puesto será una realidad antes de diciembre.

A excepción de la sorprendente titularidad de Marc Valiente y la suplencia de Lolo, el de Arahal sacó lo mejor que tenía en cada puesto, y eso le bastó para saltar al terreno de juego con el bastón de mando agarrado. El Tenerife dudó en los primeros minutos y a punto estuvo de aprovecharlo el Sevilla nada más empezar, con un estratosférico pase al hueco de Luisfa que desaprovechó Kanouté con un tiro raso. Los locales no inquietaban a pesar del empuje de su hinchada, pero lo adelantado de su zaga permitía que nuestras afiladas bandas pulularan por los dominios de Aragoneses con peligro. En una de estas, a la media hora, galopada de Navas por la derecha que acaba en centro al segundo palo con Perotti solo. El “Monito” la ve venir y la mete para dentro sin contemplaciones. Esperemos que al argentino le haga crecerse el interés de los grandes, tanto como que Del Nido y Monchi aceleren su renovación y mejora de contrato.

Antes del descanso pudo Sicilia empatar de cabeza, pero su ocasión se marchó cerca del palo diestro de Javi Varas. Nada más retornar, Jiménez optó por volver a la táctica de un único punta y colocó a Romaric por Kanouté. La subida de Renato a la mediapunta provocó el cero a dos, pero a punto estuvo de salir más caro de lo esperado. Un error de Navas lo aprovechó el siempre atento Nino para robar y plantarse ante Varas. Valiente llegó haciendo honor a su apellido y le salió bien, aunque a punto estuvo de cometer penalti. Sin solución de continuidad llegó el segundo con un derechazo de Renato a la escuadra que parecía sentenciar.

Sin embargo, entre el acomodado marcador y la falta de otra referencia arriba además de Luisfa, los locales se fueron cada vez más arriba y más por empuje que por calidad comenzarona  merecer mejor suerte. Tanto que, cuando restaba un cuarto de hora para el final, Nino con una bonita volea daba carpetazo a más de dos meses de sequía goleadora. Con O´Fabuloso fundido, era la hora de Negredo para buscar la sentencia, pero el que más destacó fue Perotti aguantando balones y repartiendo el juego cuando más falta hacía. Al final no hubo sorpresa y conseguimos un triunfo sin demasiado brillo pero no por ello falto de trabajo. Ahora, sin deshacer la maleta, rumbo a Bucarest para dejar listo el liderato en Champions.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (1); Konko (2), Squillaci (2), Marc Valiente (2), Fernando Navarro (2); Zokora (2), Renato (2), Jesús Navas (2), Perotti (3); Luis Fabiano (2) y Kanouté (1). También jugaron Romaric (1), Lolo (1) y Negredo (s.c)

Sevilla FC 3; Villarreal CF 2. El rival también juega… cuando el Sevilla quiere

Vital triunfo sevillista tal y como se estaba dando la jornada, aunque los comienzos bien daron a entender que nos llevaríamos el mismo chasco que contra el Stuttgart. A diferencia de los alemanes, este Villarreal está diseñado para liársela a cualquiera, y en la segunda parte remontó un partido que ya dábamos por perdido. Menos mal que apareció Adriano para dar dos asistencias con sabor a remontada, la primera para que Luisfa se reencontrase con sí mismo, y la segunda para demostrar que Kanouté sigue siendo futbolista. Arreón de raza blanquirrojo que nos sirve para llegar al parón enganchados arriba.

El once planteado por Jiménez sólo presentó la novedad de Palop en la portería y la de Sergio Sánchez por Konko en el lateral derecho. El catalán no tuvo su mejor noche pero le dio para poner en bandeja el primero de la noche a Luisfa. Ocho minutos tardó el Sevilla en hacerse con el marcador y veinte segundos en demostrarle al Villarreal que no tendría fácil mantener su racha. El gol de listo de O´Fabuloso, por desgracia, dejó sitio a la apatía y el conformismo que vimos tras el de Navas al Stuttgart, por lo que los amarillos de Valverde no dudaron en probar fortuna. Comandados por el abuelo Pirés comenzaron a mover el balón por el centro mientras se diluían nuestras bandas. Tanto toque permitió que llegara el empate del propio jugador galo, que ponía justicia al conformismo local y al inconformismo visitante. Entre tanto, Negredo volvió a dar muestras de su pelea y oportunismo, aunque lo que es el gol se le sigue resistiendo en la Bombonera.

En la segunda parte sí que se vio un Sevilla ofensivo y dispuesto a arriesgar para llevarse los tres puntos. Ahora bien, el Villarreal no es un cualquiera pese a que lo diga la clasificación, y en un contragolpe dio la sorpresa y se puso por delante a la hora de partido. David Fuster, aprovechando una mala salida de Palop, colocó el 1-2 y devolvió los fantasmas a las gradas del Pizjuán. Con todos los de arriba sumando de tres, era un pinchazo que significaba muchas cosas, y todas ellas negativas. Así que hubo que ponerse el mono de trabajo y cuando este equipo lo hace, el rival no tiene nada que hacer. Una pena que hubiera que recibir un golpe en el hígado para tener que noquear al adversario con una de derechas y otra de izquierdas que supusieron el k.o villarrealense. Con Adriano ya en el campo, todo fue más fácil y dos centros suyos dieron luz a una remontada en cinco minutos. Luisfa, otra vez, con un cabezazo imparable y luego Kanouté, en jugada ensayada desde la esquina, dejaron las cosas en su sitio y al Sevilla bien atado en la tercera posición.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Sergio Sánchez (1), Squillaci (2), Escudé (2), Fernando Navarro (2), Zokora (2), Renato (2), Navas (2), Perotti, (2) Negredo (2) y Luis Fabiano (3). También jugaron Adriano (2), Kanouté (2) y Lolo (1).