Sevilla FC 2; Athletic Club 1. ¡Qué buena esa, gasshego!

Qué inyección de cara al sábado. Nuestro Sevilla se ha llevado el primer asalto de las semifinales coperas en un partido tan vibrante como el de la vuelta de cuartos. El guión, de hecho, fue prácticamente el mismo con el estreno de Lautaro Acosta por la puerta grande. Aunque habrá que pasarlo muy mal en la vuelta, primero queda un mes para pensar en ello, y segundo, la templanza de un equipo acostumbrado a finales no puede ni debe ser la misma que la de otro que se juega 25 años en noventa minutos.

Eso sí, primero tocó sufrir. De nuevo y por quinto partido consecutivo, el Sevilla comenzó un partido por detrás en el marcador. Eso sí, antes del gol de Llorente el equipo salió con algo de convicción, pero la bien plantada escuadra bilbaína y el estado del césped se encargaron de aplatanar nuestro juego. De hecho, el partido se retrasó quince minutos dado el estado del verde, que no se repuso hasta la segunda mitad. Tuvo que ser el maldito balón parado, otra vez, el que nos hiciera bajar la cabeza en el 43′. Corner a la olla y allí Llorente pone la cabeza para aprovechar la mala salida de Palop, que antes se había lucido en un par de ocasiones. El Sevilla también pudo adelantarse y tuvo más el balón, pero sólo Romaric con un cabezazo al larguero ilustró esa intención.

La segunda parte tuvo dos condicionantes principales. En primer lugar, el agua se marchó en gran porcentaje y permitió al equipo hacer su juego. Por otro lado, Acosta entró y no tardó en cambiar el panorama. Aunque se le veía algo nervioso con la bola en los pies, abrió el campo y creó los tan necesitados huecos en un ataque hasta entonces demasiado enrevesado. A las bravas y con todo, Duscher empató en una jugada de garra que se resolvió en el cuarto rechace y con tres defensas bajo los palos.

La insistencia sevillista hacía pensar en una pronta remontada, pero Caparrós supo parar la avalancha con cambios y parones en el ritmo del partido. En el Sevilla ya no estaba Adriano, cambiado justo antes del empate por Capel. Quedaba media hora y el Athletic apenas llegaba, mientras Acosta seguía intentando surtir a sus compañeros de balones de gol. Estaba más cerca el 2-1 sin duda y más lo estuvo cuando Velasco Carballo pitó penalti sobre Kanouté en el 83′. El francés lo lanzó bien y ajustado, tanto que se estrelló en el palo derecho de Iraizoz. A partir de ahí fin de la jugada, pues no está permitido volver a jugar el balón sin que otro futbolista lo toque.

Jarro de agua fría que permitió a los leones lanzarse a la contra, incluso Iraola estuvo a punto de chafarlo todo con un cabezazo casi certero. Pero era la noche del tango y Acosta no podía faltar. Minuto 92, el Laucha recibe un balón dentro del área y lanza con todo y efectúa la remontada. Dos a uno y una pena que la moral no dure hasta la vuelta. Eso sí, sería importante aprovechar la inercia para un derbi que se presume calentito. ¡Que así sea!

Para terminar, valorar muy positivamente la evolución de Aquivaldo Mosquera. El colombiano está cada vez más confiado y es fácil verlo en el desmarque y rematando balones en el área. Necesario se hace que se consolide en un lateral derecho muy dubitativo en lo que va de temporada.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Mosquera (2), Escudé (2), Squillaci (2), Fernando Navarro (2), Romaric (2), Duscher (2), Adriano (1), Navas (3), Renato (1), Kanouté (2). También jugaron: Acosta (2) y Capel (1).

La trilogía coruñesa

De momento van dos de dos. Ya se sabe que ganar al mismo equipo tres veces consecutivas en diez dias no es empresa fácil, máxime cuando ese equipo venía de hacer una racha excepcional de puntos en la liga. De ganar al Sevilla, se hubiera metido en puestos champions y a nosotros nos habría mandado al séptimo puesto. Casi ná lo que ha cambiado la cosa.

A poco que nuestro equipo y nuestro singular entrenador mantengan la actitud demostrada en la segunda parte del partido del domingo pasado, el pase a la siguiente ronda de la copa está asegurado.Incluso con el exigüo 2-1 que traemos de la ida.

Si Jimenez vuelve a sufrir un ataque de valentía y se va por el partido desde el pitido inicial, yo aseguro que el Sevilla compraría muchas papeletas para ventilarse al nuevo super Dépor coronando una trilogía inimaginable antes de comenzarla. Luego nos esperaría otro hueso como el Valencia que tiene muchas posibilidades de deshacerse del Santander tras el 1-1 del Sardinero.

Y como soñar es gratis y pensando  que a los chés de Joaquinito y compañía consiguieramos pasarlos por la piedra, en la siguiente ronda nos tendríamos que medir probablemente a Sporting de Gijón o Athletic de Bilbao que tambien han encarrilado sus eliminatorias frente a Valladolid y Osasuna respectivamente. Este cruce debería ser a priori mas fácil que el del Valencia.

Y si seguimos soñando y ganáramos esa eliminatoria con los norteños, ¿saben donde estaríamos?. Exacto, en la gran final.

Para recorrer todo ese camino, es imprescindible que mañana, Jimenez demuestre que es mejor estratega que Lotina. El equipo comandado por el inexpresivo entrenador vasco  seguramente saldrá atrincherado, sin prisas,  con la mente puesta en hacer un contragolpe que le de el golito necesario para mandarnos pa Utrera. La réplica sevillista debe ser una apuesta sin ambajes por el futbol ofensivo y con el único objetivo de pegar primero y poner la eliminatoria casi imposible para los coruñeses.

Eso es lo que yo haría. Pero claro, ni yo soy Jimenez, ni soy entrenador.

Mañana, como muy tarde a las 23h sabremos si tendremos que seguir rascándonos el bolsillo durante algunos miercoles mas. Ojalá.

La cara nueva de la convocatoria la constituye el charrúa Chevantón que parece recuperado al fin de su rodilla. Toquemos madera.

El partido se jugará a las 20h. en Riazor y será televisado por ppv ( o por www.rojadirecta.com que tiene menos nitidez pero es mas barato)

Suerte y al toro.

El Sevilla FC juvenil se proclama campeón de España

La temporada 07/08 comenzó en España con Martí y Javi Navarro levantando el trofeo de supercampeón de España para el Sevilla FC. Diez meses después ha sido el juvenil Bernardo el encargado de cerrarla con un nuevo trofeo para los hispalenses, en este caso la Copa de S.M el Rey de la categoría juvenil. El 2-0 final no se corresponde con el sufrimiento vivido durante los 90 minutos, aunque el final fue apoteósico. Aquí está el último minuto de partido, celebración y entrega de medallas:

El partido se presumía complicado. De hecho fue el FC Barcelona el que comenzó tomando la manija e incluso llegó a encerrar a los nuestros en los primeros minutos. La calidad individual catalana hacía temer un resultado poco favorecedor pero la garra sevillista apareció para imponerse. En el minuto 17 tuvo lugar con inmejorable final la primera ocasión blanca. Un balón a la izquierda recibido por Ríos acabó impulsado por este en el corazón del área. Tras la indecisión de los centrales, Nene cazó el balón y de una bonita volea lo introdujo en las redes. Ahí el partido se abrió para dejar oportunidades en ambas porterías, pero el descanso llegaría con ventaja nervionense.

En la segunda mitad la tónica continuó siendo la misma, aunque los azulgrana iban cada vez más arriba aprovechando el cansancio del rival. Así, en una contra mediada la segunda mitad la tuvo Hugo, pero sólo ante el portero se la entregó en bandeja. Mención especial para la labor del capitán Bernardo, un Javi Navarro en potencia y para el guardameta Juan Martín. Las espectaculares acciones del de Martín de la Jara tuvieron gran parte de culpa de este éxito. Los últimos minutos fueron de auténtico infarto, de hecho el equipo barcelonista llegó a estrellar un balón en el larguero. Aún así la gloria estaba reservada para el Sevilla FC, pues en el último minuto del descuento llegaba la sentencia. Otra contra en esta ocasión del recién entrado Teemu Pukki acabó con un intento de despeje de Vallés que marcó en propia puerta.

El Sevilla FC se hace de esta manera con su cuarta copa del Rey juvenil en su cuarta final, cerrando de la mejor manera posible una temporada de contrastes para el mejor equipo andaluz de todos los tiempos.