Recuperamos efectivos. ¿Y ahora qué?

Vamos con un post reflexivo cortito como previa para el Deportivo – Sevilla de esta noche. Con Luis Fabiano y Perotti en la convocatoria, Jiménez puede respirar un poquito más en lo que se refiere a efectivos. Eso sí, para los que se escudan exclusivamente en las bajas para justificar nuestras cuatro derrotas en los cinco últimos partidos, esto puede ser un arma de doble filo. Si el equipo salió como salió en Barcelona fue por las bajas y por el partido de esta noche, que nos puede dejar cerca de las semifinales de Copa. Vale, hasta ahi sí quereis, de acuerdo.

Ahora bien, si la excusa son las bajas, la entidad de un equipo como el Barcelona y la importancia de una eliminatoria copera, ya no me vuelvo  a tragar lo que me cuenten si el equipo vuelve a salir “cagao” hoy en Riazor. Todos aquellos que se regocijan en llamar GRANDE a su equipo, deben saber que un grande no se amilana ni se escuda en las bajas.  Si me apuras, un equipo grande no puede salir a ningún sitio a defender, aunque esta apreciación personal admita sin duda más de un punto de vista. Los equipos grandes no son aquellos que ganan cinco títulos, hacen una gran plantilla en los años sucesivos, aspiran a todo y luego se esconden en las excusas sean cuales sean. Los equipos grandes tienen que demostrar su grandeza SIEMPRE. Los sevillistas protestones sabemos cuando el equipo lo da todo para que las cosas salgan bien aunque luego no salgan (en ese caso, nada que objetar) y cuando no. Aquellos para los que prima el resultadismo sin excusas sobre todo lo demás,  ahora no pueden venir con paños calientes, porque si de cinco partidos se pierden cuatro tendrían que querer echar al entrenador.  No puede uno vacilar de ganarle a “todo” un Barcelona el día de Reyes y luego decir que si el Sevilla pierde es sólo por los que no están. O una cosa o la otra.

Quienes preferimos que se hagan las cosas bien para que los resultados lleguen por sí solos, sólo esperamos que a partir de esta noche, salga quien salga de inicio, se vuelvan a poner las bases para ello. Nosotros seremos los primeros en saltar de alegría si ocurre, que nadie lo dude. Pero también los primeros en volver a poner la voz de alarma si se repiten los síntomas. Ya me intentó alguien callar el día del Racing en la grada (sin conseguirlo, por cierto), pero eso no hace más que reafirmarme en la idea de que un sevillismo callado es el primer paso para un Sevilla mediocre.

RC Deportivo 0; Sevilla FC 3. Lo de Génova sirvió para algo

El tres de tres infrigido al Deportivo de la Coruña hace que nuestro Sevilla ya forme parte del “top 8” en la Copa del Rey. Jiménez tenía claro que el equipo no podía volver a caer en el mismo agujero que le costó la eliminación europea y no titubeó para buscar el triunfo. Después de una primera parte con todo lo que un sevillista podría desear, la segunda fue menos vistosa pero sí más accidentada. Una expulsión por bando que impedirá a Palop jugar el sábado y que provocó que Chevantón volviese tres meses después ¡bajo palos!

Ya lo decíamos en la previa. Si el Sevilla salía con determinación a pegar primero, tenía muchas posibilidades de pasar la eliminatoria. Dicho y hecho.No había mejor manera de demostrar que se iba verdaderamente a por el partido. Transcurridos los treinta y cinco primeros segundos de partido, centro de Capel desde la izquierda al segundo palo y Navas la cruza picada para poner la eliminatoria en franquía. Nada más empezar, el guión se alejaba de Génova y eso era algo bastante tranquilizador. Con la confianza del gol, el Sevilla desplegó un juego bastante eficiente con el balón en su poder, pues el Depor se mostraba de momento K.O. Balones largos a Bodipo era la única solución momentánea de Lotina, y el Sevilla sabía como pararlo. Sólo Crespo desentonaba en un once que no hacía ni más ni menos que lo que tenía que hacer para mantener a su equipo en la Copa del Rey. Lotina no tardó en verlo y arengó a los suyos a que buscaran el flanco zurdo de su ataque. Pasado el bache, el equipo coruñés volvió a la vida y no tuvo más remedio que irse arriba. El Sevilla no se acercaba ni falta que hacía, porque Colotto se bastó el solito para aumentar la ventaja de los nuestros. Ecuador del primer acto y el argentino se complica en el peor sitio para que Luisfa robe y bata a un vendido Fabricio. El próximo miércoles seguirá la Copa, ya ante un Valencia que quiere llegar a una final de la que será organizador. La ida, esta vez en Mestalla. Dos de dos en ocasiones y a otra cosa, pues ya hacían falta cuatro goles blanquiazules. No tuvo más remedio que volcarse el Depor, pero Palop volvió a lucirse en un cabezazo de Colotto. Escudé, en la siguiente jugada, sacó bajo palos tras jugada personal de Valerón. El público pitaba a su portero por encima perder tiempo, pero parece que Fabricio conocía lo que estaba por venir. A cinco del descanso llegó el esperpento. Dos zagueros del Deportivo se lanzan a por un rechace en la frontal bajo la atenta mirada de Luis Fabiano. El brasileño, el más listo de la clase, sólo tuvo que esperar a que Piscu se llevara por delante a Colotto (otra vez) dejando a O´Fabuloso con todo a favor para levantar la pelotita y sentenciar. Descanso con el mismo número de ocasiones para ambos, pero con un resultado que invitaba a pensar ya en los sorianos.

Con la eliminatoria sacando el billete para Sevilla, los segundos cuarenta y cinco minutos fueron mucho más contemplativos por ambos contendientes. El Depor nunca creyó en el milagro y Jiménez aprovechó para ir dando descanso. Los agraciados fueron un de nuevo gran Navas y Kanouté en primer término. El malí, principal temor gallego, jugó al despiste y dio protagonismo a Luis Fabiano para terminar de desquiciar a los de Riazor.

Los minutos pasaban y Omar Bravo, que había salido a ver que podía hacer, se expulsó con una entrada muy fea a Romaric. Al final, ya con Cheva sobre el césped por un tocado Fernando Navarro, Palop vio la roja por derribar en el área al omnipresente Colotto. La jugada venía precedida de un claro fuera de juego, pero Chevantón no dudó en tomar la responsabilidad y meterse bajo palos sin cambios posibles. Pablo Álvarez lanzó, pero la “corpulencia” del uruguayo le hizo mandarla fuera previo toque en el poste. Ni eso le salió a los coruñeses.

Al final, tercera bocanada de aire consecutiva del Sevilla que le permite avanzar en la Copa. El penúltimo escalón previo a la final será el actual campeón y organizador de la próxima final. Los de Emery tuvieron que llegar a la prórroga ante el Racing pero resolvieron por 3-1. Sin Palop pero con la renovada confianza de la grada, el sábado llegará un Numancia al que hay que derribar sin peros. De momento, nos quedamos con el regusto de una nueva aparición del rodillo que tanto nos hizo vibrar. Que no se aburra. Ahora a por los “chés” que son pocos y cobardes….

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Crespo (1), Escudé (2), Squillaci (2), Fernando Navarro (2), Navas (2), Romaric (2), Duscher (2), Capel (3), Luis Fabiano (3) y Kanouté (2). También jugaron Adriano (1), Renato (1) y Chevantón (2= 1 como portero y otro como jugador :p)

Aqui os dejamos un video resumen de los dos partidos de copa frente al Deportivo. ¡Que os aproveche!

 

La trilogía coruñesa

De momento van dos de dos. Ya se sabe que ganar al mismo equipo tres veces consecutivas en diez dias no es empresa fácil, máxime cuando ese equipo venía de hacer una racha excepcional de puntos en la liga. De ganar al Sevilla, se hubiera metido en puestos champions y a nosotros nos habría mandado al séptimo puesto. Casi ná lo que ha cambiado la cosa.

A poco que nuestro equipo y nuestro singular entrenador mantengan la actitud demostrada en la segunda parte del partido del domingo pasado, el pase a la siguiente ronda de la copa está asegurado.Incluso con el exigüo 2-1 que traemos de la ida.

Si Jimenez vuelve a sufrir un ataque de valentía y se va por el partido desde el pitido inicial, yo aseguro que el Sevilla compraría muchas papeletas para ventilarse al nuevo super Dépor coronando una trilogía inimaginable antes de comenzarla. Luego nos esperaría otro hueso como el Valencia que tiene muchas posibilidades de deshacerse del Santander tras el 1-1 del Sardinero.

Y como soñar es gratis y pensando  que a los chés de Joaquinito y compañía consiguieramos pasarlos por la piedra, en la siguiente ronda nos tendríamos que medir probablemente a Sporting de Gijón o Athletic de Bilbao que tambien han encarrilado sus eliminatorias frente a Valladolid y Osasuna respectivamente. Este cruce debería ser a priori mas fácil que el del Valencia.

Y si seguimos soñando y ganáramos esa eliminatoria con los norteños, ¿saben donde estaríamos?. Exacto, en la gran final.

Para recorrer todo ese camino, es imprescindible que mañana, Jimenez demuestre que es mejor estratega que Lotina. El equipo comandado por el inexpresivo entrenador vasco  seguramente saldrá atrincherado, sin prisas,  con la mente puesta en hacer un contragolpe que le de el golito necesario para mandarnos pa Utrera. La réplica sevillista debe ser una apuesta sin ambajes por el futbol ofensivo y con el único objetivo de pegar primero y poner la eliminatoria casi imposible para los coruñeses.

Eso es lo que yo haría. Pero claro, ni yo soy Jimenez, ni soy entrenador.

Mañana, como muy tarde a las 23h sabremos si tendremos que seguir rascándonos el bolsillo durante algunos miercoles mas. Ojalá.

La cara nueva de la convocatoria la constituye el charrúa Chevantón que parece recuperado al fin de su rodilla. Toquemos madera.

El partido se jugará a las 20h. en Riazor y será televisado por ppv ( o por www.rojadirecta.com que tiene menos nitidez pero es mas barato)

Suerte y al toro.

Deportivo LC 1; Sevilla FC 3. Con todo en contra, lo consiguió a la contra

Si pinchas en el siguiente enlace podrás ver videos de cada gol. Por cierto, vaya golazos, los tres nuestros.

Crónica:

Gran partido del Sevilla en La Coruña, en el segundo de los tres asaltos ante el equipo coruñés que de momento va 2-0. Cuando no hay nada que criticar los críticos se callan, por lo que no hay demasiado que objetar hoy a Jiménez. Quizá sólo que prefiriese a Maresca en lugar de Kanouté, aunque no tenía porqué saber como saldría del campo el italiano. Ante un Deportivo en racha, acabó aburriendo a la afición blanquiazul con un festival de efectividad que hacía del resultado mera anécdota con respecto a lo que se vio. Pero como la valentía también se premia, el Sevilla encontró el tesoro de los tres puntos al optar por no encerrarse a achicar balones desde el 1-1 hasta el minuto 94.

Todo empezó como últimamente en Liga y siguió mucho peor que últimamente en Liga. Pero; ver para creer, terminó mucho mejor de lo que el más optimista de los sevillistas podía vaticinar dadas las circunstancias. El equipo volvió a mostrarse como un grande a pesar de que Maresca se lo puso muy difícil con una estúpida autoexpulsión. Sin embargo, la segunda parte fue mucho más de lo que esperábamos. Con un gol en contra y un futbolista menos, una más que esperable sentencia gallega dejó paso a una auténtica revolución comandada por Kanouté.

El malí se quedó en el banquillo por estar supuestamente tocado, y Jiménez optó por Maresca en el mediocentro para adelantar a Renato. Sin embargo, el italiano volvió a demostrar que no está a la altura esta temporada y se fue del partido de motu propio. La primera parte es fácilmente resumible con un Sevilla que recordó a las primeras partes de Mallorca y Osasuna.  Al contrario de esos partidos, Palop se tragó un a priori fácil disparo de Bodipo que supuso el uno a cero. Para terminar de “bordarlo”, la ya comentada expulsión de Maresca al dar un claro codazo sin balón a Guardado justo delante de los morros de Rubinos. Al descanso con mala imagen, mala cara y pocas opciones de sacar algo.

En la segunda parte, Jiménez recapacitó y se pensó mejor la gravedad de la supuesta lesión que dejó a Kanouté en el banco. La pantera rosa sustituyó a Crespo y Adriano bajó al lateral diestro. Y sin que diera tiempo a sentarse, primera conexión Freddy – Luisfa y empate que te crió. El brasileño mandó a la red un balón muy complicado que Aranzubía no pudo ni intuir. Lógicamente, el equipo volvió un poco atrás pero nunca hizo ascos al contragolpe, motivo por el cual se consiguió la proeza.

Hasta seis ocasiones del Depor hacían más que factible que el sueño se terminara desvaneciendo, pero Palop estaba dispuesto a volver a ser el de las grandes ocasiones. El Sevilla no llegaba. No le hizo falta, porque para cuando lo hizo a doce del final tuvo la mayor de las punterías. Contra de libro que termina en un centro largo de Capel, que había sustituído a Luis Fabiano. El balón no llega a Kanouté, que tiene que ir al corner opuesto a buscar el cuero. Desde allí la puso de lujo para Renato, quien rodeado de cuatro defensas remató en plancha a placer el segundo.

Si Palop había sido clave hasta entonces, se terminó de salir con dos espectaculares acciones. Sergio y Juan Rodríguez  las disfrutaron, pero se encontraron con el crack de La Alcudia que se resarcía de su fallo en el gol. La situación era muy parecida a la que precedió al 1-2, y terminó de la misma manera. Otra contra que deja a Navas completamente solo. Junto al palo zurdo de Aranzubía ve la llegada de Capel, que ya en el descuento cierra la cuenta para firmar la segunda victoria liguera  en La Coruña en 55 años. Aunque en Copa nos ha ido algo mejor allí, no haríamos mal en confirmarlo el miércoles. Cualquier empate vale, pero mejor si la actitud se parece a la de hoy.

En cuanto a Jiménez, no creemos ni que él esperara tal vuelco en un partido que se iba. Aunque el último cambio de Escudé fue totalmente de la casa, hay que valorar las más que relevantes sustituciones con las que puso en el campo a Kanouté y Capel.

Por el Sevilla jugaron: Palop (2), Crespo (1), David Prieto (1), Squillaci (2), Navarro (2), Maresca (0), Romaric (1), Navas (3), Adriano (2), Renato (2) y Luis Fabiano (2). También jugaron Kanouté (3), Capel (2), Escudé (s.c).

Riazor, plaza propicia para los debutantes sevillistas

El estadio de Riazor nunca fue una plaza fácil para conseguir los tres puntos. De hecho, de los 40 precedentes ligueros, en sólo cuatro se llevó la victoria el conjunto de Nervión (un único triunfo en los últimos 54 años).

Ahora bien, se da la circunstancia de que el estadio deportivista podría sumar mañana dos debutantes más del Sevilla con sus gradas como testigos. En la campaña 2003/2oo4, Joaquín Caparrós hizo debutar allí a Sergio Ramos y a Juanjo Bezares, este último desde el incio. Curiosamente, el mediocentro acaba de ser cedido al OFI Creta griego hasta final de temporada, cuando volverá al Cádiz.

En esta ocasión podrían correr la misma suerte tanto Miguel Ángel Cordero como Teemu Pukki. El finlandés podría debutar en la máxima categoría después de su testimonial presencia en el Santiago Bernabéu. Por su parte, el lebrijano Cordero ha obtenido premio tras ser considerado uno de los mejores futbolistas del Sevilla Atlético. Jiménez es su principal valedor y está dispuesto a demostrar que puede ser alternativa a las numerosas opciones del mediocentro.

También viajará por primera vez el valeroso guardameta Juan Martín, para sustituir a Javi Varas que tiene gripe. Relegado al Sevilla C porque Fermín Galeote no lo considera un guardameta válido para Segunda División,  Jiménez no ha dudado en convocarlo a él y dejar en Sevilla a  Mario Ruyales, que sustituirá al sancionado Vargas en el Sevilla Atlético – Huesca.

Debería sorprender, que en una lista de 19 hombres vuelva a quedarse fuera Aquivaldo Mosquera, teniendo en cuenta que se trata de un futbolista más en la plantilla y sin lesión declarada. Está claro que el incidente de Mallorca ha sido la mejor excusa para dar de lado al inadaptado colombiano.