Conexión europea a tres bandas

Desde hace unos años se observa un progresivo interés por parte de la secretaría técnica sevillista en el fútbol francés. Esa cantera inagotable de futbolistas africanos altos y potentes físicamente es aprovechada por los clubes punteros en Europa, y cada vez más también por los no tan punteros.

Keita y Romaric han sido los últimos ejemplos. Además, aunque no cumplen estas características, otros futbolistas como Chretien, Mbia, Kallstrom o el propio Squillaci han sido, o son en este último caso, futbolistas de la liga gala pretendidos por el club. La especialización de Monchi y Víctor Orta en el fútbol del país vecino está siendo clave en las negociaciones, aunque la gran red que extienden no deja exentos otros mercados como han sido este año el italiano y el sudamericano.

Pero precisamente en Italia se está dando el paso inverso. Son los mayores clubes transalpinos los que en las últimas fechas se están fijando en las figuras sevillistas. Desde comienzos del verano se habla del presunto interés de la Roma por Luis Fabiano, hecho que desmintió su polémico representante José Fuentes. Este mismo fin de semana fue el agente de Maresca el que salió al paso de las informaciones que colocaban a Enzo de vuelta a su país, precisamente en el equipo capitalino.

Pero no queda ahí la cosa. Hoy mismo ha salido a la palestra un presunto interés de la resurgida Juventus de Turín por el rubio Poulsen. Tanto es así, que la prensa italiana viste al mediocentro de «bianconero» para las próximas cuatro campañas. Muy bien aleccionado, el danés ha negado cualquier contacto y se declara muy contento en las filas sevillistas.

Uno que no lo niega tanto es Adriano Correia. De hecho ha sido él mismo quien ha reconocido que tiene una oferta. Proviene nada más y nada menos que de el Inter de Milán de Mourinho, por lo que el brasileño vería con muy buenos ojos una salida. Aún así, la incertidumbre con Capel y el Tottenham hacen que el Sevilla no quiera mover pieza en este asunto, mas la opción del racinguista Óscar Serrano no está ni mucho menos cerrada.

Habrá que esperar para ver como transcurren los acontecimientos, pero lo que está claro es que en el fútbol, a veces se producen este tipo de paralelismos muy difíciles de explicar.