Dos recién renovados con distinta suerte

Esta misma tarde parte nuestro Sevilla para Bilbao, donde mañana disputará el primero de los partidos consecutivos que tiene pendientes en la capital del Botxo. Para esta primera función, Manolo Jiménez ya ha dispuesto la lista de convocados, en la que como viene siendo habitual en los últimos partidos, uno de sus integrantes tendrá que ver el partido desde la grada. Si dos jugadores han sido noticia durante la semana esos han sido dos canteranos que han visto ampliada su vinculación con el club. Uno de ellos es José Carlos, que tiene ficha del Sevilla C pero que vuelve a repetir con los mayores después de participar en el gol de la victoria ante el Atlético. El otro es David Prieto, que aunque ayer mismo firmó su renovación, hoy se queda con el regusto amargo de que no viaja a Bilbao, al menos de momento.

Con la recuperación tras sanción de Fernando Navarro, Jiménez ha optado por llevarse a Squillaci como único central específico (Escudé no llegó, al igual que Luis Fabiano). Aún así, tanto Fazio como Dragutinovic podrían actuar en ese puesto. Sin olvidar por supuesto a Mosquera, cuya posición original es esa aunque sólo esté consiguiendo rendir en el lateral diestro. Los 19 viajeros son: Palop, Javi Varas, Konko, Mosquera, Squillaci, Fernando Navarro, Dragutinovic, Fazio, Maresca, Duscher, Romaric, Jesús Navas, Perotti, Adriano, Capel, Acosta, Renato, José Carlos y Kanouté.

Al final, parece que algunos de los titulares no serán de la partida, aunque no se producirá una auténtica revolución en el once inicial que salga este sábado al césped de San Mamés. Manolo Jiménez, en la rueda de prensa que os dejamos aquí debajo, aboga por pensar primero en el partido liguero. Vídeo gentileza de Orgullodenervion.

Vodpod videos no longer available.

Rotaciones sí, pero ¿hasta que punto?

Después de un mesecito sin partidos intersemanales, el choque liguero del próximo fin de semana vendrá  acompañado de otro en jornada de miércoles. Como ya ocurrió hace dos eliminatorias con el Deportivo, repetiremos rival consecutivamente con el Athletic y en el mismo escenario.

Con esto, se reaviva el tema de las rotaciones, de si merece la pena dejar el once titular reposando o si hay que ir a por todas en ambas competiciones. Está claro que unas semifinales coperas no se juegan todos los años y que el Athletic no tiene ahora mismo objetivos ligueros. Parece claro que Joaquín Caparrós reservará y mucho para el segundo round, pero ¿qué debería hacer Manolo Jiménez?

Lo que parece claro es que, en mayor o menor medida habrá rotaciones. No tanto para esconder cartas de cara al choque más decisivo (a Caparrós no se le pueden ocultar demasiadas cosas de este equipo), sino más bien para conseguir frescura en los futbolistas claves. Lo que parece más claro es que Kanouté y Llorente dejarán a sus equipos sin las “torres guía” en el partido del sábado. Acosta y Perotti cobrarán protagonismo en nuestro ataque, mientras que Fazio, Duscher, Maresca, Romaric y Renato serán suficientes para repartirse los como mínimo 180 minutos en la medular. Adriano y Capel y alguno de los argentinos echado en banda servirán para ocupar las bandas junto a Navas, mientras que en la zaga hay recambio en los laterales pero no en el centro, pues Escudé queda descartado. Eso sí. Fazio, llegado el caso, podría retrasar su posición para encargarse de Llorente.

Incluso se viene comentando que Palop podría descansar el fin de semana dadas las garantías ofrecidas por Javi Varas cuando ha sido necesario. Aunque es lo que menos importa ahora, eso alejaría al valenciano del tan comentado trofeo Zamora, pero se evitaría cualquier lesión o una traicionera roja que le dejaría sin sitio en la semifinal.

Al menos, la recuperación de una parte de los lesionados servirá para no cargar a determinados futbolistas, que podrán afrontar el miércoles con más garantías de llevarnos a Valencia. Ahora bien, Caparrós ya se ha encargado de que el césped sea sometido a una especie de “cambio radical” para la Copa, evitando así nuestro juego de toque. Será algo parecido aunque esperemos que no tan claro, a lo que en su día hizo el Chelsea de Mourinho ante el Barcelona en Champions. Ojalá a los bilbaínos les de el mismo resultado.

¿Qué opinais de las rotaciones?¿Deben ser tan radicales como se viene anunciando en la prensa?¿Tirará Caparrós de pillería y convertirá San Mamés en un patatal?

Real Sporting 1; Sevilla FC 0. Ni con uno más y sin ideas (vol. 2)

Viene diciendo Manolo Jiménez desde hace tiempo, que dadas las circunstancias este equipo no puede rotar. Dicho y hecho: rotó y  se la pegó ante un Sporting que jugó una hora en inferioridad numérica. Como contra el Racing hace una semana, el equipo quiso ganar por acumulación de efectivos arriba, pero está visto que sin crear este equipo no sabe.

Jiménez sorprendió, aunque cada vez le cuesta más hacerlo, con Romaric como mediapunta y dos medioscentros de destrucción. Con todo esto, lo que se esperaba. El Sporting salió a por todas y nosotros ni olíamos a Lafuente. No tardaron en ponerse bien las cosas para los de casa con un claro penalti por manos de Escudé, al que tras atrapar el balón sólo le faltó levantarse y sacar de puerta con un voleón. Bilic lanzó y Palop volvió a adivinar para que tardásemos algo más en hacernos a la idea. Pero con un centro del campo poco avispado, los asturianos llegaban y llegaban sin excesivos problemas. Cuando a un buen centro se le une un defensa propio  de la liga canadiense, el resultado es un gol de Diego Castro a los diecisiete. Carmelo la puso de cine desde la derecha, pero Crespo no supo  que pierna mover para intentar el despeje, por lo que vendió a Palop en el único gol del partido.

Todos los caminos llevaban al segundo gol del Sporting, pero Megía Dávila no se amilanó a la hora de enseñar la roja a Canella por entrada criminal a Capel. Aquí empezó el singular recital de bajeza de la afición local, que nunca supo estar a la altura de sus jugadores. Con uno más se abría el mismo panorama de la jornada anterior, y para nuestra desgracia el desenlace también volvería a repetirse. Un centro chut de Navas y un doble disparo al muñeco de Cheva pudieron equilibrar al descanso, pero el uno a cero ya era suficiente.

Con la correspondiente primera parte tirada como viene siendo habitual (4º partido seguido encajando primero), Jiménez se desdijo de sus ideas de rotación y sacó a Kanouté. El malí tuvo algunas pero sin centro del campo sólo existía la vía del voleón y el posible remate. Capel, cada vez más pitado por una grada que no devolvía los balones, se acabó apagando y la posterior salida del Laucha aportó velocidad, pero todo moría en una defensa amurallada o en un portero con la suerte de cara como Lafuente.

Si se hubiesen jugado 180 minutos, el resultado que campea en el titular de esta crónica habría sido el mismo. Si Jiménez pretende eliminar al Athletic jugando así en La Catedral, más vale que el miércoles saquemos seis o siete goles de ventaja. Si alguien sigue creyendo que el lateral derecho está bien cubierto, debería dimitir de su responsabilidad en la secretaría técnica. Para tanto será la cosa, que en una noche como esta he echado de menos a Aquivaldo Mosquera. La copa debe ser un bálsamo porque los dos partiditos de Liga que hemos enlazado son para analizar más de un par de cosas.

Por último, mención aparte para Manuel Preciado. En sala de prensa ha intentado defender su teoría de que Canella no ha pegado una patada en su vida y que Capel salta por cualquier roce. Esperemos que vea la jugada en su casa, porque acto seguido se le caerá el bigote de vergüenza. Por cierto, tanto él como su segundo acabaron en la caseta.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Crespo (0), David Prieto (1), Escudé (2), Dragutinovic (1), Duscher (1), Fazio (1), Jesús Navas (2), Capel (2), Romaric (1) y Chevantón (1). También jugaron Kanouté (1), Acosta (1) y Renato (s.c)