Análisis de un batacazo

Leyendo y escuchando lo que se ha expresado sobre el partido de ayer, me reafirmo aún mas en lo que dije en caliente en la crónica. La causa fundamental que motivó la eliminación del Sevilla FC de la UEFA fue la falta de actitud ganadora. Todo lo demás son paños calientes y cortinas de humo. Cuando se pretende pasar una eliminatoria jugando a la italiana contra un equipo italiano pasa lo que pasó, que el maestro vence al alumno.

Un equipo que quiere mantenerse y codearse con los grandes tiene que salir a ganar SIEMPRE. Con independencia del rival que se tenga enfrente y con independencia de la competición que se esté jugando. Que quieren que les diga, yo veo jugar al Liverpool y siempre le veo arreando. Con mas o menos fortuna pero arreando. Yo veo al Villarreal y siempre lo veo jugar igual, sin especular, sin marear la perdiz. Unas veces perderá y otras muchas ganará pero seguro que mientras mantenga esa actitud, normalmente acabará arriba. Como estos os puedo poner muchos ejemplos y no forzosamente el del Barça que parece tan obvio que abruma.

Yo esa actitud solo la veo en el Sevilla actual en contadas ocasiones. Cuando la prensa le da caña al entrenador, este reacciona y le sale la vena de valentía. Ocurrió tras los partidos contra Valencia y Barcelona y el equipo mostró una cara bien distinta contra R.Madrid y Villarreal. Pero como se suele decir, la cabra siempre tira al monte y apenas se le da un poco de azucar, el mister vuelve a las andadas del conservadurismo y la estrategia ultradefensiva. A fuerza de hablar de las excelencias de los rivales, los jugadores acaban por creerlo. Ya se sabe que una mentira repetida mil veces acaba convertida en una verdad. Anoche, la Sampdoria parecía el Milán de Sacchi a ojos de los nuestros, claro.

Al margen de la debacle de ayer, hay un misterio que llevo mas de un año intentando descifrar y por mucho que busco no encuentro las razones. ¿Cómo puede un presidente ambicioso como del Nido dar el mando de la nave a un hombre que se muestra siempre mas preocupado del daño que puede recibir del contrario que de explotar las propias virtudes de su plantilla ?. Es que no me cuadra.

Del Nido y Jimenez son claramente antagónicos. Es el blanco y el negro, el dia y la noche, el agua y el aceite, la osadía y la prudencia. El concepto futbolistico de Jimenez no se adecúa al gran proyecto del presidente y del que participo plenamente. Igual que Del Nido yo quiero un Sevilla  con objetivos ambiciosos, dificiles de alcanzar para que nadie se relaje nunca. Pero claro, para que la paella salga perfecta no basta con disponer de buenos ingredientes. Tambien se necesita la mano de un experto cocinero. Al Sevilla le falta esto último le pese a quien le pese. Y sé que me arriesgo a que me tachen de no ser sevillista aunque lleve cuarenta años asistiendo al Pizjuán , pero lo que digo lo digo en conciencia y convencido.

Y que conste que yo no culpo a Jimenez de lo que ocurre. A Manolo Jimenez solo cabe decirle “chapó” por el paso al frente que dió en un momento deportivamente crítico para la entidad. Cada vez tengo mas claro que Monchi es el máximo responsable de lo que está pasando. Siempre he defendido y defenderé a Monchi por su magnifica gestión en todos estos años pero creo que  ha cometido dos errores graves. El primero, convencer a del Nido para colocar a un novato al frente de una plantilla que venía de ganarlo todo. El segundo, insistir el verano pasado para que lo mantuviera una temporada más.

Del Nido es sumamente inteligente pero no podemos tragarnos eso de que confía plenamente en el entrenador y que lo que cuenta no es el juego sino los resultados. A eso le llamo yo adaptar el discurso a las circunstancias. Sus actos no van en consonancia con sus palabras porque si así fuera, habría salido en defensa del mister tras el fiasco de ayer. Por ahora está missing,intentando digerir la mala baba que se nos quedó a todos anoche. Aplaudo su decisión porque en caliente se pueden decir cosas de las que luego puedes arrepentirte. Ya conocen el viejo dicho; todo el mundo es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios.

A dia de hoy, la realidad es dura. Tres competiciones por eliminatorias disputadas con Jimenez y tres caidas a las primeras de cambio. Independientemente del fracaso deportivo, que nadie olvide las consecuencias económicas. Los presupuestos se elaboran a partir de hipótesis de ingresos por taquilla y televisión que incluyen obviamente la UEFA. Dudo mucho que se hubiera previsto caer en la fase de grupos, por tanto menos ingresos reales que habrá que compensar con otros ahorros. Se me antoja que fichajes de invierno = cero patatero.

Como ya he leido por ahí en algún blog, el lado positivo de la eliminación es que el camino para meterse en Champions, único objetivo marcado por el club,  queda mas despejadito. Por contra, nosotros habríamos preferido hacer pluriempleo jueves y domingo. Otro año será.

Pd. Siento ser tan ácido en mis comentarios pero estoy muy jodido por este incomprensible fracaso y pido disculpas a aquellos que puedan sentirse molestos por ello. Los blogs son precisamente para eso, para exponer un punto de vista particular sobre temas particulares. Y es lo que he hecho.

!! Felices Fiestas a toda la afición sevillista¡¡

Sampdoria 1 – Sevilla FC 0. El que juega con fuego…

Se consumó la tragedia. Una vez mas, han sido los italianos los que nos mandan para casa, al igual que hiciera el Parma hace tres años con Caparrós en el banquillo. Hoy , como bien presagió el presidente, se necesitaba la mejor versión del Sevilla; la que expuso contra el Madrid o Villarreal. Por contra vimos la cara triste, la de Valladolid, la de Lieja, la del Fenerbahçe el año pasado.

Salió el Sevilla con decisión a buscar el gol de la tranquilidad en los primeros minutos y se defendía ordenadamente la Sampdoria. Pero poco a poco y a medida que pasaba el tiempo, los nuestros se fueron aculando y el partido entró en una fase fea, como si cada equipo le cediera la iniciativa al contrario.

La Sampdoria, buen exponente del futbol italiano, guardaba la ropa y contraatacaba con peligro. El Sevilla comenzaba a pensar que el empate era un buen resultado. Craso error. Los Cassano y compañía se lanzaban en tromba apenas robaban el balón y ponían en apuros a Palop una y otra vez. Mediada la segunda parte era tal el agobio al que nos sometía la Sampdoria, que Palop tenía que multiplicarse para achicar tanto balón que le llegaba. Con decir que nuestro portero fue el mejor del partido, está dicho todo.

Como no podía ser de otra manera, la Sampdoria se fue creciendo viendo que el Sevilla no iba por el partido y en uno de los arreones, Drago hace una falta al borde del área aunque escorada. Cuelgan el balón a la olla, nadie logra despejar y Botinelli que acababa de salir al campo, empuja el balón con el pecho marcando el único gol del partido. En la repetición se ve que justo detrás del italiano había tres defensores nuestros en butaca de primera fila mirando como remataba solito. Faltaban todavía 15 minutos pero la remontada, visto lo visto, parecía imposible como así ocurrió.

Resulta increíble cómo después de una buena primera parte , el equipo se cae sin motivo aparente en la segunda. A mi juicio, las lesiones de Konko y Adriano han tenido algo que ver en esta eliminación. Mosquera, de nuevo, no dió la talla y Capel lo intentó pero se ve que las negociaciones para su renovación lo tienen un poquito desquiciado. En una de las últimas jugadas del partido se encuentra un balón tras fallo del defensa, se interna y cuando resultaba mas fácil pasarlo a Luis Fabiano, opta por chutar y el balón se marcha fuera. Y hablando de Luis Fabiano; vaya partidito del brasileño. Se ha pasado los 90 minutos haciendo faltas. Yo he contabilizado ocho. Por contra, sólo generó una ocasión de gol tras cabezazo que despejó espectacularmente el portero italiano.

Nuevamente caemos en otra competición por eliminatorias y no precisamente en la fase final. Mucho habrá que analizar y seguramente muchas serán las excusas. Que si nadie había sido eliminado con 6 puntos. Que si hacía frio. Que si solo teníamos un delantero. Para mi, milongas. Ha faltado de nuevo actitud ganadora. Tras ver lo de hoy, los partidos de Madrid y Villarreal me parecen un espejismo.

Como muestra, en la última jugada del partido y con todo perdido Palop sube hasta el centro del campo , cuelga el balón al área y hay solo dos jugadores del Sevilla (uno de ellos Fazio) para rematar y siete de la Sampdoria para despejar. Os invito a ver la repetición. Francamente no lo entiendo.

Jugamos a no perder y acabamos perdiendo ante un equipo mediocre que se bate en los puestos bajos de la liga italiana. Igualito , igualito que con el Parma. Y es que no aprendemos de los errores.

Sigo pensando que nuestro talón de Aquiles es el centro del campo. El balón circula muy lentamente porque las caracteristicas de nuestros centrocampistas así lo propician. Para que no me tacharan de oportunista publiqué un post anterior al partido donde os hablaba de dos jóvenes promesas del Standar de Lieja.

 El otro gran pecado de nuestro Sevilla es la falta de confianza en si mismo. Me molesta oir hablar continuamente a Jimenez de las virtudes del contrario y me induce a pensar que plantea los partidos pensando mas en el rival que en las capacidades propias.

En definitiva, duro varapalo y mucho trabajo por delante de los sicólogos para recobrar la moral de la tropa. No olvidemos que dentro de tres dias nos espera un Mallorca en horas bajas pero necesitado de puntos.

Jugaron : Palop(3), Konko (2),D.Prieto (2),Escudé (1),Dragutinovic(1), Maresca (0),Fazio (1), Navas(2),Adriano(1), Renato (1) y Luis Fabiano(0). En la segunda parte; Mosquera (0), Capel (1) y Romaric (s.c.)