El Sevilla FCPR no podrá reeditar el título de campeón

No pudo ser. El Sevilla FC de Puerto Rico se quedó a las puertas de la gran final y por lo tanto no podrá defender el próximo fin de semana en San Juan su condición de vigente campeón del torneo. Los sevillistas llegaban al Juan Ramón Loubriel de Bayamón con la obligación de vencer al menos por un gol para forzar la prórroga, tras la derrota en casa por dos a tres el pasado jueves ante el Bayamón FC. Sin embargo, las malas condiciones del terreno de juego tras un día de intensas lluvias complicaron la labor de creación nervionense a la vez que facilitaron el juego defensivo bayamonés. Empate a cero en un partido poco vistoso.

De hecho, pocas fueron las ocasiones de las que disfrutaron los hombres de Henry Perales, que acabó el partido expulsado debido a la enorme tensión de los minutos finales. Así las cosas, el Bayamón FC (2º en la liga regular) se convierte en el favorito para la resolución del torneo, que disputará en la capital puertorriqueña a partido único ante el Atlético San Juan (4º en la fase regular y que viene de eliminar a River Plate Ponce, máximo favorito y que llegaba a los playoff invicto tras 16 choques).

Habrá que esperar a 2010 para volver a ver un Sevilla FCPR campeón. En lo que respecta a la campaña que acaba de finalizar, muchas gracias a los amigos de FutbolBoricua por permitirnos ver a nuestro equipo hermano desde el otro lado del charco.

Sevilla FC 2; Valencia CF 0. Lo mejor, el resultado.

Los aficionados que gusten del buen juego no habrán salido hoy muy contentos. Por el contrario, aquellos otros que valoran sobre todo el resultado, están de enhorabuena. Hoy hemos visto un claro ejemplo de porqué está instalado el debate en el seno del sevillismo.

No respondió el partido a lo que se esperaba, ni por parte del Sevilla ni por la del Valencia. Pocos dirían que estos equipos son dos de los gallitos de la mejor liga del mundo a tenor de lo visto hoy. Para ayudar, el césped estaba muy irregular y el balón parecía un conejo, con botes contínuos en zigzag. El viento, tan común en la costa gaditana tampoco ayudaba en absoluto a generar un juego vistoso.

Con todos estos inconvenientes de salida se inició el partido. Formó el Sevilla con Palop, konko, Squillacci, Drago, Navarro, Duscher, Zokora, Perotti, Capel, José Carlos y Kanouté. Luis Fabiano se quedó en Sevilla por unas molestias que sintió apenas su avión, procedente de Estonia, sobrevoló el Parque Alcosa. Además del brasileño, faltaron a la cita su compatriota Renato tambien por problemas físicos y Romaric por problemas de visado en Tunez durante su retorno del partido con la selección de Costa de Marfil. Otro que faltó a la cita fue Chevantón, que lleva tres partidos sin ser convocado. O tiene hecho un traspaso o algo muy gordo ha debido pasar  porque de lo contrario no entiendo cómo van a vender la burra si no juega.

El primer tiempo fue de bostezo absoluto. Ni una sola jugada decente por ambos bandos aunque las pocas ocasiones de peligro fueron del Valencia. Casi todas las faltas sevillistas fueron lanzadas por José Carlos. Capel jugó como viene siendo demasiado habitual a banda cambiada y como es lógico, ni la olió. Perotti y José Carlos se pisaron el terreno más de una vez por banda izquierda y no fui capaz de adivinar la posición que Jiménez le encargó a cada uno.

Los mejores de este periodo sin duda alguna, Zokora y Palop. El africano se perfila como un fijo en las alineaciones. Su presencia permanente ayuda mucho al equipo y la da equilibrio al centro del campo. Ya solo falta alguien que sea capaz de levantar la cabeza y ponerla a los delanteros. Palop por su parte paró todo lo parable. Salvó un gol a tiro de Baraja cuando se colaba por la escuadra.

Konko, salió de titular. Mucho se está hablando de que el club lo tiene en el mercado por su bajo nivel de implicación. Hoy no es que haya hecho un partidazo pero al menos ha cumplido. Incluso se permitió una subida recorriendo el campo de área a área que no culminó en centro porque le fallaron las fuerzas al final. A Sergio Sanchez, la otra incorporación de este año, no pudímos verle aunque estaba en el banquillo.

Cuando ya nos íbamos al descanso, Jiménez debió decirle algo al árbitro Paradas Romero y este le expulsó sin mediar advertencia. Ganas de salir en la tele y de tener su minutito de gloria, eh señor colegiado?.

En la segunda parte se produjo el típico carrusel de cambios. Salieron Koné, Adriano, Lolo, Duda, Acosta y Fazio. Será casualidad pero fue expulsar a Jiménez y empezar el Sevilla a carburar. En el minuto 3 de la reanudación, pared entre Kanouté, Perotti y Adriano, este último que se escapa por la banda y a la salida de César se la cuela por arriba. 1-0. Gol similar al primero de Glasgow pero por la banda contraria. ¡Ay, cuando volverá otro Glasgow!

A partir de aquí, el Valencia se lanza en busca del empate pero Palop estuvo simplemente inconmensurable. Villa, que también salió en la segunda parte, tuvo tres ocasiones que fueron atajadas por el gran portero de la Alcudia. El juego siguió siendo irregular pero al menos vímos algunas buenas paredes por la banda derecha con Adriano en plan estelar. Si de mi dependiese, Adriano debería jugar siempre. Los brasileños son los que ponen la calidad, algo de lo que un equipo que aspira a todo -Jimenez dixit- no puede prescindir y que ningún planteamiento puede justificar.

Cuando parecía que el partido acabaría con el uno a cero, se produce una falta sobre Acosta. Por cierto, otro partido en blanco de Acosta. La falta la saca de rosca interna Duda y Koné que venía de fallar algunas ocasiones claras la manda de cabeza a las mallas haciendo el 2-0. Eso me pasa por escribir un post dándole caña al marfileño.

Resumiendo: si pretendíamos sacar algunas conclusiones, chungo. Es de las pocas veces que a punto de empezar la temporada no se perfila una alineación clara. Fijos para mí son Palop, Adriano, Squillacci, Escudé, Zokora, Renato, Kanouté y Luis Fabiano, este último siempre que se juegue con dos delanteros, que debería ser siempre, teniendo a estos dos monstruos en plantilla. Para el resto de puestos existen multitud de combinaciones. Lo que sí se perfila claramente es la forma de enfocar los partidos. Como ya vímos durante toda la temporada pasada, en las primeras partes el equipo se dedicará a controlar. La prioridad no será marcar, será no encajar. En las segundas se irá a por los partidos pero sin perder la cabeza y cuidando muy bien la retaguardia, que mas vale un 1-0 que un 4-3. Y de “jogo bonito” no esperemos mucho. En definitiva, Jimenez sigue fiel a su línea que tan buenos resultados le está dando aunque muchos no comulguemos con las formas.

Mañana a las diez la gran final contra el Dépor. Nos vemos después. Pero antes, me voy a mojar y os voy a dejar la que creo será alineación titular :

Palop; Sergio Sanchez, Escudé, Squillacci, Navarro, Zokora, Romaric, Adriano, Perotti, Alfaro y Kanouté.

Athletic Club 3; Sevilla FC 0. Lección del maestro al alumno

Ya lo decíamos en la crónica del pasado sábado. Si el Sevilla salía al campo con la misma actitud del partido de liga, la eliminatoria la pasábamos seguro. El problema es que hoy tocaba la de arena y los nuestros han recibido un soberano repaso de los vascos. Por mas veces que viene ocurriendo esta temporada y la anterior, no consigo acostumbrarme a las dos caras del equipo de Jimenez. Es capaz de lo mejor y de lo peor. Lo que no es normal es que siempre muestre su peor cara en los momentos decisivos.

Vodpod videos no longer available.

Todo lo que el técnico venía ensayando durante la semana se vino abajo en el minuto 2. El Sevilla salió al campo frio como la noche, todo lo contrario que el Athletic. En el primer saque de banda, cogen a nuestra defensa dormida, LLorente prolonga hacia atrás con la cabeza y Javi Martinez tiene tiempo de rematar hasta dos veces a gol ante la pasividad entre otros de Mosquera que se limita a mirar como Martinez recoge el rechace de Palop para enchufarla sin oposición.

A partir de aqui, el partido se le pone de cine al Bilbao para que Caparrós aplique sus conocidas técnicas de pérdidas de tiempo que tan bien nos venían cuando era nuestro entrenador. Además, fue tan listo como para no dejar recomponerse al Sevilla tras el mazazo del primer gol y en cada arreón que daban provocaban situaciones de peligro. Tanto es asi que en una nueva desaplicación del supuesto secante de LLorente, el joven delantero bilbaíno cabeceó un centro a placer de Yeste y pilló a Fazio despistado sin marcar a nadie. 2-0 y la cosa se ponía realmente fea.

No contentos con tantas facilidades, David Prieto se hace un lío en una jugada donde tenía el balón controlado, LLorente se lo roba y la pasa al tronco Toquero que solo como la una la enchufa batiendo a Palop. 3-0 y ahora sí que estaba todo perdido. Ni Squillaci ni Mosquera aciertan a marcar a Toquero. Por mas que miro la repetición, no consigo saber dónde estaba Mosquera teniendo en cuenta que el jugador que hizo el gol entró por su banda. Treinta minutos y tres goles  al equipo que se supone que mejor defiende. No se pueden cometer mas errores en menos tiempo.

Hasta el final de la primera parte, mas de lo mismo, mucha intensidad por parte de los vascos y cero por la nuestra. Navas no pasó nunca de su campo porque su marcador, bien aleccionado por Caparrós, le seguía hasta los lavabos y le hacía faltas contínuas para minar la moral del chaval  con la permisividad del árbitro, todo sea dicho. Los locales se adelantaban siempre, presionaban mucho y ponían diez veces mas cojones que los nuestros. Ya me dió mala espina la noticia de que Jimenez había descartado a dos jugadores ofensivos como Perotti y Acosta y prefirió mantener entre los convocados a Konko y Duscher. Esto era indicativo del espiritu con el que encarábamos el partido.

La segunda mitad fué un quiero y no puedo sevillista con tímidos ataques que casi nunca inquietaron a los locales. Solo en un cabezazo de Squillaci que salió fuera y un penalti de Aitor ocio al mismo jugador que el árbitro se pasó por el arco del triunfo conseguimos meter un poco de miedo a la parroquia bilbaína.

En el capitulo de cambios Jimenez volvió a demostrar poca cordura. En el minuto 35, cambia a Fazio, jugador en el que se supone había basado toda su estrategia para frenar a LLorente. Que me lo expliquen. Y cuando mas delanteros necesitaba el equipo, el tercer cambio fué de Romaric por Duscher. Vuelvo a quedarme pasmado. Quita a un jugador de creación para meter a uno de destrucción con un 3-0 en contra. Pero claro, en el banquillo solo quedaban jugadores de corte defensivo y ahí es donde nos acordamos de los descartes.

Uno de los males endémicos que para mi tiene Jimenez es su tendencia a pensar mas en contrarrestar las virtudes del contrario que en potenciar las propias. Esta obsesión nos está costando ya muchas decepciones. En los dias previos al partido solo  oímos hablar de cómo frenar a Llorente y nunca de como íbamos a encarar ofensivamente el partido.  Ya está bien, la afición se cansa de ver cómo su equipo no da la talla en los momentos claves como Fenerbahce, Lieja, Sampdoria y hoy Bilbao.

Si el sábado calificábamos la actitud de jugadores y entrenador como de “mamazo” hoy les damos a todos un cero. Ya hemos caido mil veces en el error de especular con el resultado y hemos vuelto a hacerlo aún sabiendo lo que nos jugábamos. Un equipo de aizcolaris con mas ilusión que otra cosa nos ha bajado de la nube. Valencia tendrá que esperar porque el que se va ver las fallas es el maestro Caparrós.

Solo encuentro un aspecto positivo a la decepción de hoy pero me la callo para no hacer mas sangre. Me voy a la cama.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (1), Mosquera (0), Squillaci (1), David Prieto (0), Fernando Navarro (1), Navas (1), Romaric (1), Fazio (0), Adriano (0), Renato (1), Kanouté (1). También jugaron Luis Fabiano (0), Capel (1) y Duscher (s.c)

A dos partidos de la gloria

¿Que son tres? No, yo creo que son dos. Si pasamos las semifinales con el Athletic estaremos una vez mas en la gran final, es decir, en la gloria. Sería , si no me equivoco, la séptima final en tres años.

Muchos de vosotros direis que la gloria solo se alcanza cuando se gana. Yo discrepo. Para mi, gloria significa disfrutar con mi equipo. Gloria significa volver a vivir la ilusión de un gran desplazamiento de sevillistas. Gloria supone compartir momentos inolvidables con los que sienten como yo. Gloria es inundar ciudades con los colores rojo y blanco. Gloria es repetir lo vivido en Gelsenkirchen, Eindhoven, Mónaco, Glasgow, Madrid …..y las que vendrán.

Luego se podrá perder o ganar, pero lo importante es estar ahí. Con la nerviosera que te produce escuchar en las radios y televisiones de todo el país que el Sevilla FC, mi equipo, mi sentimiento, una de las razones de ser de cualquier sevillista que se precie, está de nuevo peleando y optando a un título.

En tiempos de crisis como los que vivimos y con las economías familiares tocando fondo en muchísimos y desgraciados casos, el fútbol se convierte en un bálsamo que no elimina pero hace olvidar por unos momentos los problemas que se están padeciendo. Problemas que hacen que no se hable tanto de fútbol como antes y que los estadios dejen a la vista mucho cemento. Ni siquiera el Barcelona, aún jugando de cine, se libra de la crisis. Sólo un dato,la media de espectadores al Camp Nou se ha reducido en 10.000 personas por partido respecto a la temporada pasada.

Los seguidores del equipo de la casta y el coraje tenemos ya señalado en rojo (rojo de fiesta aunque sea miércoles) el día 13 de mayo de 2009. Un 10 de mayo ganamos nuestra primera UEFA . Un 16 de mayo la segunda. Mayo, es por tanto un mes fetiche. Ojalá siga creciendo su fama. Antes, tendremos que sortear un difícil rival habituado a levantar muchas copas. Con un entrenador que antes que sevillista es profesional y lleva la competitividad en las venas.

Primera parada del viaje a Valencia: miércoles dia 4 a las 21h. en la estación del Ramón Sanchez Pizjuán. No faltes.

Juan Antonio.

Extractos del SI o SI (III)

No menos emocionante resultó el viaje a Genselkirchen en aquella famosa semifinal de UEFA del 2006 frente al Schalke 04. El presidente lo relata asi:

Ibamos al estadio del Schalke 04 muy tranquilos. Demasiado. La verdad es que nos extrañó no ver a ningún aficionado del Sevilla por ningun sitio cuando sabíamos que había alrededor de 3.200. Compraron la entrada en Sevilla, asi es que tenían que estar por alli a la fuerza. De hecho, estuvimos con ellos en un barrio que nos acondicionaron las autoridades locales y en el que había un ambiente tremendo. Incluso me mantearon y me vi obligado a dar un discurso…por pantalones.

Ya en el autobús, camino del estadio con un silencio sepulcral que asustaba, al girar una curva de 180 grados nos encontramos con un pequeño montículo, una colina, donde estaban los 3200 (los administradores de este blog incluidos) con un ánimo impresionante. Parecía que habían pasado lista y no nos dejaban ni andar.

Y dentro del autobús, el mundo al revés, porque eran los jugadores los que le hacían las fotos a los aficionados, que mecían el autobús como si fuera un paso. Además, veíamos a los alemanes en las escaleras de acceso al estadio mirando asombrados el espectáculo de los aficionados sevillistas……..la verdad es que se me saltaron las lágrimas de emoción. ¡Qué moment0!

El que escribe, testigo presencial de los hechos que describe Del Nido os puede asegurar que ocurrió tal y como lo relata. Todavía se me hace un nudo en la garganta cuando me acuerdo. Desde aquel dia, la famosa Colina de Genselkirchen pasó a formar parte de la gloriosa historia del Sevilla FC.