Sevilla FC 0; RC Deportivo LC 1. Lo que se esperaba, como se esperaba

Poco se podía esperar de un partido en el que virtualmente no había nada en juego y nada fue lo que le ofreció el Sevilla a los 15.000 valientes que aparecieron por Nervión esta noche. Con Jiménez hablando de que el partido sería el entrenamiento fuerte de la semana y con Lotina calificando la remontada de “tontería”, nada invitaba a pensar que podría verse espectáculo. Por desgracia, no había razones para equivocarse.

Aunque esta derrota pueda calificarse de anecdótica por la poca intensidad, el Sevilla volvió a dar una malísima imagen en casa y la afición se lo hizo saber con una sonora pitada al final del encuentro. Apenas si hubo ocasiones de las que disfrutar y el único gol del choque llegó al borde del descanso en un error defensivo aprovechado por Bodipo. La indolencia sevillista pasó la línea de lo que permitía la eliminatoria, pero aún así a los suplentes coruñeses no les dio ni para amenazar con una posible machada.

Quizás algo avergonzados por su puesta en escena, los locales salieron algo más espoleados tras el descanso, pero si Romaric es el que tiene que liderar el arreón, ya sabemos como acabó la cosa. Por desgracia este tipo de cosas son las que ya no sorprenden por Eduardo Dato, aunque mal haríamos en gastar fuerzas tieniendo lo que tenemos por delante el domingo. Digan lo que digan, una derrota ante el Valencia sería casi como renunciar a la tercera plaza cuando aún queda media liga por disputarse. “Afortunadamente” este equipo sólo sabe motivarse ante los grandes y cuando menos se espera de él, por lo que en teoría no nos deberían ir tan mal las cosas en la próxima cita. Agarrémonos a ese clavo ardiendo.

En lo que se refiere a la competición copera, el alarde de efectividad mostrado en Riazor nos sirve para esperar mañana rival semifinalista. Todo hace indicar que será el Getafe, ese al que vencimos en el Bernabéu antes de levantar nuestra última Copa del Rey. Aunque finalmente el agraciado sea el Mallorca, la ida será en casa y la vuelta en Getafe o Baleares.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2), Adriano (1), Marc Valiente (1), Dragutinovic (1), Fernando Navarro (1), Lolo (1), Duscher, (1) Capel (2), Perotti (1), Romaric (2) y Luis Fabiano (1). También jugaron Escudé (2), Navas (2) y Kanouté (s.c).

¡Sí, sí, sí, Zokora ya está aquí!

Empecé a escribir anoche este post, pero vistas mis dotes de vidente preferí con buen tino esperarme hasta hoy. El post decía que Costa de Marfil se metía en las semifinales de la Copa de África, pues en ese momento acababan de ponerse por delante en el marcador por 2-1 en el minuto 87 de juego. Cuando andaba por la segunda frase llegó el empate argelino, por lo que decidí dejarlo para que la remontada fuese completa. De hecho se llegó a la prórroga y en los primeros minutos de la misma llegó el 2-3 definitivo e inamovible que significaba el pase de Argelia y la eliminación de Costa de Marfil. Los elefantes, con Zokora entre ellos, han dado un petardazo de dimensiones importantes en Angola, pero lo que a nosotros de verdad nos importa es que vuelve ya para Sevilla.

Aunque con toda seguridad estará en nuestra ciudad para el partido del jueves ante el Deportivo de la Coruña, lo más probable es que Jiménez lo reserve debido a lo encarrilado de la eliminatoria. De esta manera estará al cien por cien de cara al vital partido del próximo domingo ante el Valencia. Con la eliminación de nuestro segundo y último jugador en Angola, hasta aquí llega nuestro interés por la competición africana, que tiene ya como semifinalistas a Ghana y a Argelia. Los primeros sabrán hoy si se juegan el pase a la final ante Nigeria o Zambia, mientras que Argelia se las verá con el ganador de la final anticipada entre Egipto y Camerún.

Un triplete de Rodri mete al Sevilla FC en semis de la Copa del Rey juvenil

Cada vez está más cerca el Sevilla FC de repetir el gran éxito de la temporada pasada en categoría juvenil. Si bien en la Copa de Campeones nos volvimos a quedar un año más a las puertas de la gran final, parece que los de Ramón Tejada se empiezan a especializar en la competición copera. Ya en octavos dejaron fuera al Real Mallorca tras remontar un resultado adverso. En la mañana de este sábado acaban de apear a otro conjunto insular. El delantero Rodri, autor del tanto que dio ventaja al Sevilla en tierras canarias, ha sido el encargado de sentenciar la clasificación con otros dos tantos en la ciudad deportiva de la carretera de Utrera.

Tal y  como ya hiciese el año pasado en octavos, el máximo representante del fútbol sevillano deja fuera del sueño a la UD Las Palmas, que a decir verdad mostró menos resistencia que el conjunto bermellón. Ahora, ya en semifinales, sólo queda esperar el rival para la última eliminatoria previa a la gran final. Esta tarde el Athletic recibe al Espanyol en Lezama tras el empate a cero en la ida. Ya mañana, el Albacete podría dar la campanada en casa tras imponerse 2-3 al FC Barcelona. Por último, en Tenerife, los chicharreros quieren hacer bueno el gol que anotaron en Abegondo en su empate ante el Deportivo.

Todos convencidos de que mañana habrá león para cenar

El ambiente que ya se respira es de partido grande, de partido al que estábamos acostumbrados hace bien poco. De esos que ya se notan cuando uno se levanta, aunque en ese momento queden doce horas para el pitido inicial. A estas horas el equipo ya está en Bilbao para traerse de allí nuestro billete a Valencia. Nada les será extraño, porque el sábado ya demostraron allí que por mucho que ruja, San Mamés no es ni mucho menos inexpugnable.

En menor medida lo será aún con Luis Fabiano y Jesús Navas sobre el campo, jugadores que no pisaron el pasado fin de semana la hierba de la Catedral. Quien sí lo hizo fue Kanouté, quien de hecho se encargó de que esas mismas gradas dejaran de rugir por dos momentos. Veinticinco años con hambre de una final pesan mucho, pero también pesa la categoría de un club que ha jugado seis de tres años hacia aquí. Por mucho que quieran vender la moto desde el norte, quienes realmente tienen que temer son ellos:

¿Llorente? Kanouté y Luis Fabiano

¿40.000 enloquecidos? Sólo 500 enfrente,  pero mucho más habituados a animar en una semifinal.

¿La ventaja de jugar en casa? La ventaja del gol en el descuento de Acosta.

¿Un entrenador más sevillista que el escudo? Otro entrenador más sevillista que el escudo.

Son muchas las razones que llegan desde Bilbao que harían pensar que los favoritos son ellos. Pero pensándolo fríamente, sobre el papel no tendrían nada que hacer. Ahora bien, esto es fútbol y cualquiera es capaz de ganar a un partido, pero nada de ir empequeñecidos a un estadio con mucha historia pero últimamente poca gloria. Por eso, Del Nido ha vuelto a sacar a pasear su habitual estilo, ese que te deja por los suelos si la cosa sale mal, pero ese que en momentos previos al partido hace que tanto la afición como la plantilla sepan que es posible. Mañana se disputa el partido más importante de nuestra temporada hasta el momento, pero hay que confiar en que quedan más por delante para disfrutar.

Vodpod videos no longer available.

Afortunadamente, sólo Koné y Escudé se quedan fuera, pero más pronto que tarde volverán para hacer más fuerte si cabe al equipo. Luis Fabiano llegará algo frío, pero también con las alforjas repletas de pólvora para descargar ante Iraizoz. Si el once del sábado ya tumbó a los vizcaínos, que se agarren porque mañana llegan los buenos de verdad. Estamos a las puertas de una nueva final, la séptima en tres años. Esa con la que muchos sevillistas ni soñábamos en tan corto plazo, pero ya que se pone a tiro no tenemos pensado hacerle ascos.

Mañana hay partido grande. Los medios oficiales se vuelcan y tendrán tres representantes en el estadio. Además, no faltará el ambientazo del auditorio de La Cartuja, al que, habituado a las finales veraniegas, esperemos que no le sorprenda el mal tiempo que estamos teniendo esta semana. Quedan menos de 24 para la hora de la verdad.

¡¡Ya no tengo ni paciencia, que me quiero ir a Valencia!!

El auditorio de la Cartuja será una prolongación de San Mamés

El Sevilla FC ha atendido a la petición de sus aficionados, que en un gran porcentaje se han visto privados de viajar a la semifinal copera por falta de entradas. Aunque será más difícil que desde aquí llegue ese aliento, el ayuntamiento habilitará el Auditorio de la Cartuja para que los aficionados sevillistas podamos vivir todos juntos el partido que nos puede catapultar a otra final. El recinto, renombrado hace unas fechas como Auditorio Rocío Jurado, está emplazado en el Camino de los Descubrimientos s/n, en la Isla de la Cartuja y justo detrás del monasterio.

Sólo será necesario mostrar el carné de abonado para entrar de forma totalmente gratuita, y se desconoce si los no abonados podrán acceder una vez que esté claro que no haya lleno. Nos parece una bonita iniciativa para que no sólo sea Bilbao la ciudad que se vuelque con esta trascendental eliminatoria. Esperamos que los allí presentes vuelvan a revivir esas sensaciones de Eindhoven, Glasgow, Mónaco o Madrid, pero ojalá que no sea más que un aperitivo para lo que se avecina.

Rotaciones sí, pero ¿hasta que punto?

Después de un mesecito sin partidos intersemanales, el choque liguero del próximo fin de semana vendrá  acompañado de otro en jornada de miércoles. Como ya ocurrió hace dos eliminatorias con el Deportivo, repetiremos rival consecutivamente con el Athletic y en el mismo escenario.

Con esto, se reaviva el tema de las rotaciones, de si merece la pena dejar el once titular reposando o si hay que ir a por todas en ambas competiciones. Está claro que unas semifinales coperas no se juegan todos los años y que el Athletic no tiene ahora mismo objetivos ligueros. Parece claro que Joaquín Caparrós reservará y mucho para el segundo round, pero ¿qué debería hacer Manolo Jiménez?

Lo que parece claro es que, en mayor o menor medida habrá rotaciones. No tanto para esconder cartas de cara al choque más decisivo (a Caparrós no se le pueden ocultar demasiadas cosas de este equipo), sino más bien para conseguir frescura en los futbolistas claves. Lo que parece más claro es que Kanouté y Llorente dejarán a sus equipos sin las “torres guía” en el partido del sábado. Acosta y Perotti cobrarán protagonismo en nuestro ataque, mientras que Fazio, Duscher, Maresca, Romaric y Renato serán suficientes para repartirse los como mínimo 180 minutos en la medular. Adriano y Capel y alguno de los argentinos echado en banda servirán para ocupar las bandas junto a Navas, mientras que en la zaga hay recambio en los laterales pero no en el centro, pues Escudé queda descartado. Eso sí. Fazio, llegado el caso, podría retrasar su posición para encargarse de Llorente.

Incluso se viene comentando que Palop podría descansar el fin de semana dadas las garantías ofrecidas por Javi Varas cuando ha sido necesario. Aunque es lo que menos importa ahora, eso alejaría al valenciano del tan comentado trofeo Zamora, pero se evitaría cualquier lesión o una traicionera roja que le dejaría sin sitio en la semifinal.

Al menos, la recuperación de una parte de los lesionados servirá para no cargar a determinados futbolistas, que podrán afrontar el miércoles con más garantías de llevarnos a Valencia. Ahora bien, Caparrós ya se ha encargado de que el césped sea sometido a una especie de “cambio radical” para la Copa, evitando así nuestro juego de toque. Será algo parecido aunque esperemos que no tan claro, a lo que en su día hizo el Chelsea de Mourinho ante el Barcelona en Champions. Ojalá a los bilbaínos les de el mismo resultado.

¿Qué opinais de las rotaciones?¿Deben ser tan radicales como se viene anunciando en la prensa?¿Tirará Caparrós de pillería y convertirá San Mamés en un patatal?

Sevilla FC 2; Athletic Club 1. ¡Qué buena esa, gasshego!

Qué inyección de cara al sábado. Nuestro Sevilla se ha llevado el primer asalto de las semifinales coperas en un partido tan vibrante como el de la vuelta de cuartos. El guión, de hecho, fue prácticamente el mismo con el estreno de Lautaro Acosta por la puerta grande. Aunque habrá que pasarlo muy mal en la vuelta, primero queda un mes para pensar en ello, y segundo, la templanza de un equipo acostumbrado a finales no puede ni debe ser la misma que la de otro que se juega 25 años en noventa minutos.

Eso sí, primero tocó sufrir. De nuevo y por quinto partido consecutivo, el Sevilla comenzó un partido por detrás en el marcador. Eso sí, antes del gol de Llorente el equipo salió con algo de convicción, pero la bien plantada escuadra bilbaína y el estado del césped se encargaron de aplatanar nuestro juego. De hecho, el partido se retrasó quince minutos dado el estado del verde, que no se repuso hasta la segunda mitad. Tuvo que ser el maldito balón parado, otra vez, el que nos hiciera bajar la cabeza en el 43′. Corner a la olla y allí Llorente pone la cabeza para aprovechar la mala salida de Palop, que antes se había lucido en un par de ocasiones. El Sevilla también pudo adelantarse y tuvo más el balón, pero sólo Romaric con un cabezazo al larguero ilustró esa intención.

La segunda parte tuvo dos condicionantes principales. En primer lugar, el agua se marchó en gran porcentaje y permitió al equipo hacer su juego. Por otro lado, Acosta entró y no tardó en cambiar el panorama. Aunque se le veía algo nervioso con la bola en los pies, abrió el campo y creó los tan necesitados huecos en un ataque hasta entonces demasiado enrevesado. A las bravas y con todo, Duscher empató en una jugada de garra que se resolvió en el cuarto rechace y con tres defensas bajo los palos.

La insistencia sevillista hacía pensar en una pronta remontada, pero Caparrós supo parar la avalancha con cambios y parones en el ritmo del partido. En el Sevilla ya no estaba Adriano, cambiado justo antes del empate por Capel. Quedaba media hora y el Athletic apenas llegaba, mientras Acosta seguía intentando surtir a sus compañeros de balones de gol. Estaba más cerca el 2-1 sin duda y más lo estuvo cuando Velasco Carballo pitó penalti sobre Kanouté en el 83′. El francés lo lanzó bien y ajustado, tanto que se estrelló en el palo derecho de Iraizoz. A partir de ahí fin de la jugada, pues no está permitido volver a jugar el balón sin que otro futbolista lo toque.

Jarro de agua fría que permitió a los leones lanzarse a la contra, incluso Iraola estuvo a punto de chafarlo todo con un cabezazo casi certero. Pero era la noche del tango y Acosta no podía faltar. Minuto 92, el Laucha recibe un balón dentro del área y lanza con todo y efectúa la remontada. Dos a uno y una pena que la moral no dure hasta la vuelta. Eso sí, sería importante aprovechar la inercia para un derbi que se presume calentito. ¡Que así sea!

Para terminar, valorar muy positivamente la evolución de Aquivaldo Mosquera. El colombiano está cada vez más confiado y es fácil verlo en el desmarque y rematando balones en el área. Necesario se hace que se consolide en un lateral derecho muy dubitativo en lo que va de temporada.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Mosquera (2), Escudé (2), Squillaci (2), Fernando Navarro (2), Romaric (2), Duscher (2), Adriano (1), Navas (3), Renato (1), Kanouté (2). También jugaron: Acosta (2) y Capel (1).