Sevilla FC 1; Getafe CF 2. Y van nueve.

Nueve son los puntos que hemos perdido en los últimos cuatro partidos en casa. Español, Málaga, Valladolid y Getafe se han llevado un botín demasiado cuantioso para las aspiraciones que se le suponen a nuestro equipo y para la escasa entidad de dichos rivales.

Los partidos del Sevilla en casa tienen un mismo patrón durante las dos últimas temporadas. Tiramos lastimosamente los primeros cuarenta y cinco minutos, -supuestamente en una estrategia de desgaste del rival-  arrancamos tras el descanso con tímidas incursiones hacia la portería contraria y acabamos los partidos completamente volcados a la búsqueda desesperada del gol si es que para esos momentos no hemos conseguido todavía mojar. La diferencia entre la temporada pasada y esta es que antes teníamos una solidez defensiva que parece ser, hemos perdido. Encajamos goles con una facilidad pasmosa. Hoy, una vez más, primera llegada del rival y  gol. Segunda llegada y nuevo batacazo.

Un tal Soldado se bastó para poner en evidencia a toda nuestra defensa y marcó los dos goles del Getafe. Si analizamos los componentes de la zaga sevillista, Konko dejó escapar al extremo que puso el centro del primer gol visitante tras taconazo errado de Kanouté que le puso el contragolpe en bandeja. Escudé acusó la falta de ritmo exhibiendo una lentitud exasperante, Sergio Sánchez no marcó adecuadamente a Soldado en el primero de la noche y Navarro  salió claramente derrotado en su duelo particular con Pedro León. Por cierto, vaya jugadón que hizo este hombre cuando el partido expiraba. Se fue de todo el que quiso y solo una intervención magistral del Palop evitó el tercero. En definitiva, suspenso absoluto de los zagueros sevillistas en una noche para olvidar.

Cierto es que llevamos una racha de lesiones que se está cebando especialmente en la zona de retaguardia pero no es de recibo que en los últimos cinco partidos como locales nos hayamos puesto con el marcador en contra a poco de empezar. Una cosa es aguantar el mal juego del equipo porque los puntos acababan cayendo de nuestro lado y otra bien distinta es jugar mal y además perder.

Siempre habrá quien diga que Perotti la tuvo a huevo para empatar y la falló solito. Y que el Getafe tuvo suerte en la indecisión entre Palop y Sergio Sánchez que nos costó el segundo. Sin dejar de ser cierto, se supone que un equipo que aspira a todo tiene que mostrar mucha más contundencia. Eso que llamábamos “pegada” pero que ahora no aparece por ninguna parte.

El juego sevillista es demasiado previsible y lento en las transiciones. Todos los equipos que llegan al Pizjuán saben que nuestros centrocampistas buscan siempre, si o si, a las bandas. Por tanto, si tapan a Navas y Perotti y además concentran gente en el área para despejar los centros que no consiguen evitar, tienen mucho ganado. Por ende, si cuentan con un tal Boateng (un Zokora con rastas con el dorsal 18) que ha hecho el partido de su vida, pues a morir por Dios. Este morenito ha despejado todo lo mandábamos al área. Impresionante.

Volviendo a los nuestros; si hablamos de Romaric, yo me sigo preguntando qué aporta este hombre al equipo. Soba tanto el balón que su capacidad de sorpresa es nula. Para mi , siempre  que Renato esté disponible, debe jugar. Porque andando, el brasileño es infinitamente más efectivo que el marfileño si tenemos en cuenta que la producción de juego interior de Romaric es inexistente. Si el club sigue con su miopía para no querer ver que falta un hombre organizador que dé descanso a Renato; mal vamos.

Otro que sigue sin demostrar nada en tres años que lleva aqui; Koné. No entiendo su titularidad de hoy. Yo lo habría sacrificado en beneficio de Renato. El problema actual del Sevilla es que consagra todo su poder ofensivo a las entradas por banda y por tanto Jimenez se siente en la obligación de jugar con dos delanteros. Pero si esos dos delanteros no son Kanouté y Luis Fabiano, mejor jugar con un solo punta y tres centrocampistas porque al menos se tiene la variante del juego interior.

 En los contragolpes del Getafe, se podían contar hasta cinco jugadores visitantes contra solo tres de los nuestros. Esa valentía es la que a mi me gustaría ver en mi equipo. No estoy inventando nada; lo tenemos bien fresquito en la memoria.

Revueltas bajan las aguas por el Pizjuán y algún que otro gesto de desaprobación en forma de música de viento se está repitiendo al final de los partidos. Y yo me sigo preguntando; ¿porque dejó el Sevilla de jugar como hizo durante no menos de cinco o seis partidos tras su derrota en Valencia? ¿Qué extraño fenómeno ha hecho que volvamos a caer en el juego mediocre y cicatero tras haber tocado la gloria rememorando tiempos no tan lejanos con Juande? Yo no lo entiendo. Manolo Jimenez ha dicho que conviene hacer autocrítica y ver porqué se tienen esos errores puntuales que están costando tantos puntos. Pero yo creo, que si el análisis se queda solo ahí, se está equivocando. Al margen de los errores, el Sevilla ha perdido el sello, aunque fuera el sello resultadista. Ahora vienen unos dias para descansar y hacer examen de conciencia.

Jugaron: Palop (1); Konko (1); Sergio Sánchez (2); Escudé (1); Navarro (1); Romaric (1); Zokora (2); Navas (2); Perotti (1); Kanouté (1) y Koné (1). También jugaron Negredo (1), Renato (1) y Capel (s.c).

¡¡ Felices Fiestas a todos los que visitais el blog y especialmente a los componentes de la ASRED !!