Real Sporting G. 0; Sevilla FC 1. Media inglesa aunque sea a la inversa

Importantísimos tres puntos para el Sevilla en un estadio invicto desde hacía ocho meses. A pesar de no hacer ni mucho menos un buen partido, volvió a bastar con la pegada de los atacantes titulares. En este caso fue Kanouté el que culminó una espectacular jugada que comenzó Navas a los diez de juego. El pinchazo del Valencia nos devuelve a la tercera posición, techo objetivo del equipo a día de hoy. Además se vuelve a cumplir la particular media inglesa que sigue el Sevilla: dos empates y dos triunfos en las últimas cuatro jornadas, aunque los triunfos hayan llegado fuera y los empates en casa.

Salió bien el equipo, con frescura y ganas de probar a Juan Pablo desde el principio. Importante esta circunstancia ya que el Sporting, si le dejas, te aprieta de principio a fin. Eso es lo que acabó pasando casi en los tres últimos cuartos de partido, pero nos valió con el dominio del primero para solventar el envite. Contribuyó y mucho en ello la vuelta de Adriano, que más que vuelta ha acabado siendo visita de las cortas porque se ha vuelto a lesionar y no sabemos para cuanto tiene. Al menos su sustituto Marc Valiente estuvo a la altura y aunque entró algo acelerado y vio amarilla, supo aguantar bien hasta el final.

Un equipo compacto como el Sporting sabe tapar bien el mediocampo, lo que contribuyó a que Romaric y sobre todo Zokora estuviesen algo menos activos. Eso sí, Navas y Perotti se dieron un festín por las bandas y por momentos recordaron a ese Sevilla que enamoraba y mareaba a los rivales desde el cero hasta el noventa. Quizás no tengamos eso ahora, pero tenemos un equipo que aprovecha la que tiene y permanece seguro para llevarse los tres puntos donde quizás antes no pudiera. Mucho menos bello pero infinitamente más efectivo.

En la segunda parte los locales fueron adquiriendo cada vez más posesión y llegada, pero sólo en un par de situaciones puntuales llegó el Sevilla a temer por dos de los puntos que acabó logrando. Koné dejó sitio a Negredo pero ninguno de los dos ha roto su dinámica y deberán seguir viendo vídeos de Luis Fabiano y Kanouté. El equipo vuelve al trío de cabeza pero bien haríamos en no mirar, de momento, más allá. Sobre todo porque el sábado viene el Getafe, otro a de los que en teoría deberíamos vapulear en casa, como al Málaga y al Valladolid…

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Adriano (1), Konko (2), Dragutinovic (1), Fernando Navarro (2), Zokora (1), Romaric (2), Jesús Navas (2), Perotti (2), Kanouté (2) y Koné (1). También jugaron Valiente (2), Negredo (1) y Renato (s.c).

Sevilla FC 2; Real Mallorca 0. Tremenda superioridad

Afrontaba el Sevilla una reválida más de su juego esta temporada (y eso que acabamos de empezar) ante un Mallorca que sorpresivamente llegaba por encima de los nuestros en la tabla. Ya sobre el césped, los de Jiménez dejaron las cosas en su sitio como lo hacían antes: matando el partido desde el arranque y dejándose llevar sin relajarse del todo hasta el minuto 90. Gran entrada en el Sánchez Pizjuán a pesar del intempestivo horario futbolísticamente hablando.

Jiménez volvió a rotar y dejó a Kanouté en el banquillo, mientras que Renato acompañó en el centro del campo al incombustible Zokora. Gran papel del brasileño, que volvió a demostrar que con él en el campo desaparece el socavón que impide que el Sevilla haga rodar el balón por la medular. No tardaron los nuestros en ponerse por delante, de hecho en el primer acercamiento llegaba un corner botado por Renato que cabecea bombeado Escudé en el punto de penalti y su compatriota Squillaci lo vuelve a rematar con la testa a la red. Se cantaba el “Antonio Puerta lololololololooo” y más se cantó para celebrar el uno a cero. Diez minutos más tarde, para qué esperar más, llegó la jugada de tiralíneas que cerraba el marcador con una entrada por banda de Luis Fabiano, que dejaba para que Navas centrase muy bombeado. En la línea de gol esperaba Perotti para hacer su segundo gol de la temporada y dejar el partido listo. El argentino va para figura y uno que lo vio y mucho en el filial, puede decir que cada partido en Primera es un master para este extremo que a estas alturas debe valer ya una pasta.

Mientras, el Mallorca permanecía como convidado de piedra a una fiesta a la que no estaba invitado. Los insulares, a pesar de su buen arranque, demostraron que no tienen nivel para estar donde estaban y que su situación era más bien circunstancial (sus dos victorias han sido en casa y ante los recién ascendidos Xerez y Tenerife). Ya en la segunda parte el Sevilla, aun saliendo más enchufado que su rival, dejó ver que el trabajo ya estaba hecho y que sólo había que mantenerlo. Aún así, se pudieron ver varias jugadas de tiralíneas que bien pudieron ampliar el marcador. Luis Fabiano se quedó con las ganas de hacer su golito, al igual que un peleón Negredo, que se marchó muy ovacionado por el público.

Al final, tres puntos más que permiten al Sevilla dormir tercero en la clasificación, ese puesto que le pertence por calidad y por plantilla y que deberá asegurar si sigue realizando un fútbol tan efectivo como el de las últimas semanas. El sábado, a las seis, a intentar comerse al león de la cabeza a la cola. Esperemos que esta vez no se nos atragante. Por cierto, curioso cuanto menos que precisamente hoy se lamente Jiménez por no haber ido a por más. Muchas veces ha sido el más feliz del mundo con un uno a cero pelado y mondado a última hora. En su descargo queda que por fin se está rotando bien a la plantilla, lo que permite que “todos” estén enchufados y listos para aportar.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Konko (2), Squillaci (2), Escudé (2), Adriano (2), Navas (2), Renato (3), Zokora (3), Perotti (3), Luis Fabiano (1) y Negredo (2). También participaron Capel (2), Fernando Navarro (1) y Koné (1).

El Sevilla FCPR empata con polémica en Ponce y ya piensa en el playoff

Último partido de la temporada regular que enfrentaba al River Plate de Ponce y al Sevilla FC. Los junqueños buscaban arrebatarle el cartel de invicto que lleva la perla del sur esta temporada y bien que lo hicieron.  El partido tuvo una muy buena tónica, ambos conjuntos salieron con mucha cautela y se probaron en los primeros minutos. La primera parte nos deparo un juego en el centro del campo con pocas llegadas de ambos equipos. El equipo de River parecía tomar el control del partido pero no llegaba con claridad a la portería de Nick Mele. El Sevilla continuaba su labor de presionar al rival y no permitir que el rival tuviera control del centro del campo.

El Sevilla en una contra al minuto 17 ya avisaba cual sería su estrategia en la tarde de hoy y así fue. El pichichi de la temporada Julio Cesar Maya Cruz ponía el marcador a favor de los visitantes al minuto veintiuno de juego, luego de que su compatriota  Alberto “Cuba” Delgado presionase al  portero e hiciere que el mismo entregara mal la pelota, lo cual Maya aprovecho para fusilar la portería rival y lograr el decimoquinto gol de su cuenta particular. Luego del gol, River intento  acercarse al área rival pero la gran defensa sevillista repelió los ataques de los “millonarios” con mucha categoría. La única forma que llegaban a la portería sevillista era a través de jugadas a balón parado. El Sevilla se creció con el gol de su delantero y fue dueño y señor de la primera parte jugando muy compacto y buscando el segundo tanto que diera la tranquilidad. Así llegaría el descanso con los nervionenses al frente en el marcador 0-1.

En la segunda parte los nuestros salieron enchufadisimos y Alberto “Cuba” Delgado logro el segundo tanto de la noche para los visitantes al minuto 47, luego de que Maya robase el balón a un defensa y le pusiera un centro que el veterano jugador remato de cabeza por toda la escuadra.  El técnico sevillista daría ingreso al palestino Aiman Yahia por el joven Giovanni Figueroa al minuto 50. River viéndose atrás en el marcador se fue a por el partido y saco a tres delanteros complicándole un poco la noche a los junqueños que jugaron muy inteligentemente buscando la contra que les diera el tercero. A punto estuvo de marcar el tercero Aiman Yahia en una jugada particular al minuto 58 de juego pero su tiro se fue por encima del travesaño.

El Sevilla supo contener a su rival pero River logro descontar al minuto 88 de partido luego de que un rechace cayese en los pies del delantero rival. De esta forma, River logro meter presión a su rival en un partido que estaba ya sentenciado. El colegiado marca cuatro minutos para el alargue y permite que el partido continúe, luego de transcurrido el tiempo. El lineal señala una más que dudosa falta en contra de los rojiblancos al minuto 97 de partido, tres minutos por encima de lo que el Sr. Lebron, arbitro en la noche de hoy, había descontado y ahí River lograría el gol del empate que da por terminada la fase regular del campeonato. El Sevilla Futbol Club termina tercero el presente campeonato con 32 puntos y se medirá contra los Vaqueros de Bayamón el jueves 27 en Juncos y domingo 30 en la casa de los Islanders.

Sevilla 1- Deportivo 0. La fuerza de la fe

Una vez mas nos ha tocado sufrir hasta los últimos minutos. En el  89 estábamos todavía obligados a ganar en Numancia si o si, ya que el Atlco. de Madrid machacaba claramente en Bilbao y se situaba a solo un punto de nosotros. Pero el que ha sido auténtico revulsivo del partido, Diego Perotti conectó un cabezazo providencial a centro de Adriano. Gol y la champions conseguida matematicamente y sin ronda previa.

Vodpod videos no longer available.

No ha sido un buen partido en líneas generales aunque sí intenso y emocionante. Parecía que el Sevilla salía de inicio con mas ánsias que de costumbre  pero poco a poco se fué diluyendo su juego. La primera ocasión de peligro no llegó hasta el minuto 19 en un cabezazo de Duscher que Aranzubía despejó a corner en un magnifico escorzo. El resto de la primera parte  transcurrió con alternativas por ambas partes pero sin un dominador claro. Los nuestros querían pero el Dépor se defendía muy ordenadamente y salía a la contra abriendo el juego por bandas donde Guardado se lo hacía pasar mal a Navarro. Con cero a cero y las espadas en todo lo alto,nos fuimos al descanso.En otros campos los resultados nos eran favorables y  a pesar del empate teníamos asegurada la tercera plaza.

En contra de lo que pudiera parecer lógico, el que salió con mas brios en la segunda fue el Dépor pero su dominio no se materializaba realmente en jugadas de peligro. A los quince minutos de la reanudación fué el Sevilla el que se marchó arriba. Como dijo Jimenez en la previa, la ansiedad no es buena y hay que saber esperar el momento. Los arreones por banda eran contínuos, especialmente por el carril de Navas. Capel estaba siendo mejor controlado por Manuel Pablo a pesar de la diferencia de edad. Jimenez, lo vió claro y mandó calentar rápidamente a Perotti. La entrada de la nueva perla de la cantera revolucionó totalmente el partido con sus incursiones por banda izquierda que sembraban el terror en la retaguardia gallega. Varios centros de oro puso el hijo del mono que no acabaron en gol por auténtica mala suerte. Un cabezazo de Luisfa en balón aéreo dividido se colaba a ras de suelo y pegado al poste cuando Aranzubía sacó una mano milagrosa que consiguió desviar el balón lo justo para que se fuera a la madera.

Cuando peor pintaban las cosas y todos asumíamos  que tendríamos que jugarnos el ser o no ser en Numancia llegó esa jugada protagonizada por los dos mejores jugadores del partido. Centro de Adriano y cabezazo de Perotti a las mallas no sin cierto suspense. Al igual que yo, buena parte de la grada se quedó sin cantar el gol porque la posición de Perotti en el remate hacía pensar que el árbitro iba a anularlo por fuera de juego. Tras varios segundos de incertidumbre y muchas miradas al árbitro asistente el Pizjuán estalló en un clamor. Gol y el tercer puesto asegurado. Para rematar la noche, al equipo de palmerín le empataban en los últimos minutos y se lo tendrá que jugar todo el domingo contra otro equipo que tambien se juega la vida, el Real Valladolid. ¡Otro año iguá, otro año iguá, otro año iguáaaaaaa….!

Fin de fiesta por todo lo alto al estilo Broadway  y con el videomarcador anunciando el ya famoso latiguillo “Champions Si o SI”. Con cañones de luces, fuegos artificiales y vuelta al ruedo triunfal de todos los jugadores y cuerpo técnico. A pensar ahora en la planificación de la próxima campaña donde a buen seguro habrá que hacer tres o cuatro retoques  en la plantilla. De ello versará nuestra próxima encuesta.

Felicidades a todos los sevillistas porque volvemos a estar en la primera división europea, allí donde solo tienen pase de acceso los mas grandes. Y como cabeza de serie, nada menos. Desde aquí pedimos al consejo que se acuerde de que estamos en crisis  antes  de poner precio a los abonos.

Recuerdo especial para los asiduos visitantes y comentaristas del blog; Rafa; el Talibán bueno, Joan, Miguel Palma, Paco Solis, Fran (futbolyno), mi tocayo Juan Antonio; JJ Acosta; Clavijo; los hermanos Bordallo, la familia Ojeda, Iván Sandino,Jesús Gomez ;padre e hijo, Juan Luna, Joaquin Miramontes,Manuel Eladio, Antonio Vela,Carlos Martel,Paco Leal, Paco Caamaño; Manolo Hernandez, Pepe Falla, Pepe Avilés, Santiago Sanchez, Victor Comitre,Rafalito Moreno,Pepe Puerto, A. Miguez, M. Gomez, Luis Aniza,Julio Macias ,David Uribe,Gabriel Rojas,J.M. Ariza, Manuel Maui; el cocinero,Manolo Martín,Jorge Do; el argentino sevillista, Manuel Kapeller; un sevillista en el Tirol, los amigos puertorriqueños de futbolborícua y tantos otros que no menciono por no alargarme más pero a los que agradezco igualmente su apoyo. Mi reconocimiento especial al mejor de todos; mi hijo Raúl por el cariño que le pone a esto.

Para terminar y gracias al objetivo conseguido le damos un tres a todo el equipo. Mención especial a la entrega de Duscher, al despliegue fisico de Adriano y a la revolución provocada por el monito Perotti.

Vodpod videos no longer available.

¡ Nos vemos en Champions !

Sevilla FC 1; Villarreal CF 0. Termina esprintando

El Sevilla sacó adelante la última rampa del Tourmalet con un trabajado triunfo ante el Villarreal. Ya somos terceros y empatados con el segundo, el Valencia, a treinta puntos. La ocasión para despedir el año en casa a lo grande, y además encaramarse definitivamente en lo más alto era importante, aunque visitaba Nervión un equipo invicto fuera del Madrigal. De hecho, los de Pellegrini demostraron pronto que esa estadística no era fruto de la casualidad.

Tal y como salieron, comenzaron a mover la pelota una y otra vez intentando llevar la manija. El Sevilla por su parte, lo intentaba con alguna contra pero el partido cada vez tomaba más la pinta del choque ante el Valencia. Se jugaba en pocos metros y eso hacía difícil que apareciese el espectáculo. Aún así, afortunadamente no era la tarde del ataque amarillo.

La zaga sevillista, que sólo tuvo momentos de pájara en la segunda parte del Bernabéu, volvió a ser un seguro de vida para Palop, que apenas intervino. Eso sí, tanto centrocampismo evitaba que el Sevilla pudiese sacar partido a Renato. Y sin el brasileño en acción, sigue dando la sensación de que el Sevilla no circula. Por cierto; primoroso partido el de Renato anoche. Este futbolista tiene la rara habilidad de hacer siempre las cosas con sentido.

Aunque era el Sevilla el único que se acercaba, el dominio tampoco era tan claro como para merecer a toda costa la ventaja. Sin embargo, esta vez llegó sin que la llamaran. Ahora bien, tuvo que ser necesaria la presencia de Renato, que justo antes del descanso colocó en las mallas el único gol del partido y el cuarto de su cuenta esta temporada.

La segunda parte arrancó casi de la mejor manera. De la mejor manera porque Llorente vio la segunda amarilla por juego peligroso. Y el casi porque poco antes, en el minuto 46, Kanouté mandó arriba un pase de la muerte de Adriano que pudo ser la sentencia. Tanta adversidad obligó a Pellegrini a poner todas las cartas sobre la mesa. Altidore y Guille Franco salieron al rescate del submarino, pero la buena actuación de la zaga bleu, propició que los tres puntos se quedaran en casa. Gran partido de Romaric que se va asentando, de Adriano que se siente más cómodo sin tener que iniciar los contragolpes en su área, y de Duscher, que cortó mucho las alas en la zona de creación a un Villarreal que no usó las bandas. Luis Fabiano, que tuvo que salir en sustitución de Kanouté, parece que pensaba que no tendría que despojarse del chándal, pues salió poco mentalizado y las pocas que tuvo las estrelló en Diego López. El jueves tendrá que dar más de sí.

Para terminar, una reflexión. No se debe decir al respetable que es vergonzoso que no anime a su equipo. Mucho menos insinuar que esto motiva que el equipo juegue mejor fuera de casa. Cuando el Sevilla sale de verdad a ganar un partido y demuestra que lo da todo por la victoria, la gente responde por sí misma sin necesidad de que la dirijan. Para muestra, este partido.

Para los que salgan ahora en defensa del entrenador argumentando el magnifico juego desplegado ayer, yo les devuelvo la oración por pasiva y les pregunto que porqué no hicimos este juego contra Valencia y Barcelona. Ayer se demostró que se puede dejar la puerta a cero sin sacrificar el espectáculo, que es lo que al fin y al cabo quieren los sufridos pagadores.

Volviendo al partido, el único “lunarcillo” por llamarlo de alguna forma, fue la lesión de Kanouté. Ya decíamos en la previa que era peligroso forzar tantos partidos seguidos al maliense porque en cualquier momento podría romperse. Dicho y hecho. A estas horas no se sabe si se trata de elongación o de rotura pero parece claro que no podrá jugar el jueves.

El jueves, pase lo que pase en Génova, esperemos que el Sevilla siga en la misma tónica y demuestre que merecía pasar a la ronda de dieciseisavos de final. La Sampdoria no será un rival fácil porque se lo juega todo, pero nos vale más de un resultado y todo hace indicar que la noche terminará bien. De momento, nos deleitaremos con el resumen de este partido:

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Konko (2), Squillaci (2), Escudé (3), Drago (2), Navas (2), Duscher (2), Romaric (2), Adriano (3), Renato (3) y Kanouté (2). También jugaron Luis Fabiano (1), Fazio (s.c) y Capel (s.c)