Valencia CF 3; Sevilla FC 1. Mal momento para perder la cabeza

El Sevilla se ha complicado y mucho la tercera plaza después de caer en Mestalla ante un equipo que sabía que se jugaba mucho y lo demostró. No dieron la misma impresión alguno de nuestros futbolistas, para los que tanta repetición de que en esta Liga estaba todo hecho, parece haberles afectado. Mención aparte para González Vázquez, que acribilló de tarjetas un partido (y especialmente a los nuestros) , que sólo se puso feo en los minutos finales.

Vodpod videos no longer available.

No empezó mal, de todas formas, la cosa. A pesar de contar con uno solo de los killers, el equipo salió muy valiente a por el primer gol y el Valencia se vio encerrado en su propia área. Adriano y Jesús Navas se encargaban de crear el 90% de las ocasiones por su banda, la derecha, aunque Romaric puso un balón desde la siniestra para Kanouté, que a punto estuvo de significar el cero a uno. No fue así, pero de ese corner, uno de los ocho que lanzamos en la primera parte, llegó un certero remate de Escudé que por fin hacía justicia. El equipo seguía bien posicionado, aguantando bien los arreones del Valencia y saliendo con peligro hacia arriba. En el primer tiempo fuimos infinitamente superiores y solo la mala suerte hizo que no nos pusiéramos con un 0-3.

Eso sí, si hay algo con lo que no se puede luchar es con las decisiones arbitrales. Al menos, desde el césped. Navas, Duscher, Squillaci y Adriano se vieron pronto con amarilla, los dos últimos en una jugada que terminó con bote neutral pero dos amonestaciones en una presumible falta. Todavía nos estamos preguntando porqué vio la tarjeta amarilla Adriano en una jugada donde no intervino en absoluto. Aún así, seguíamos llegando y el segundo podía convertirse en una realidad. Perotti tuvo la suya pero remató forzado y el bote permitió atrapar a César. Poco después, jugada con más de veinte toques que termina con un despeje de pómulo del meta a tiro de Romaric. Esa jugada, en la época de Juande le pegaba en la cara al portero y entraba.

Cuando todo hacía indicar que llegaríamos al descanso con un panorama muy soleado, las nubes acecharon en cinco minutos fatídicos. Primero, Adriano veía la segunda al cortar una contra aún cerca del área valencianista. Nada que objetar a esa tarjeta si hubiera sido amarilla, pero el psicópata de Gonzalez Vazquez tiró rapidamente de gatillo para expulsar con roja directa a nuestro jugador. Primera canallada consumada.

Cuando lo importante era, sea como fuere, terminar el primer acto por delante, jugada embarullada y Escudé sale a lo loco a por un balón y termina derribando claramente a Mata en el área. Villa no desaprovechó el regalito. Para mayor desgracia nuestra, Jiménez se encargó de empeorar la situación sustituyendo a Perotti, curiosamente uno de los pocos que no estaba amonestado, para colocar a Mosquera en el campo. Que me perdonen pero yo sigo sin entender algunas decisiones  de nuestro entrenador.

En la segunda parte Emery no tuvo más remedio que recoger el guante de su homólogo y mandó a sus tropas avanzar por la banda izquierda. A punto estuvo de sacarle el máximo rendimiento a la estrategia, pero por suerte Mosquera se fue entonando con el paso de los minutos. El Valencia, como era de esperar, llegaba y llegaba con peligro, aunque veíamos a un Sevilla que no se escondía aunque tampoco gozó de ocasión alguna para volver a desequilibrar. Romaric era el que más se esforzaba, mientras que Capel, que sustituyó a Navas (obsérvese que Jiménez utiliza dos cambios para una estrategia en la que le hubiese servido el de Capel por Navas), estaba muy desaprovechado como jugador más adelantado y por el centro. A nuestro juicio, Capel debió pegarse a banda izquierda y buscar provocar la segunda tarjeta al morenito Miguel. Pero nada, lo pegó a banda derecha y luego lo puso de punta.

Pasaban los minutos y a todos los sevillistas nos recorría esa sensación de que todo el trabajo acabaría tirado por tierra por una de esas jugadas a la contra a la que acostumbran Villa, Mata y compañía. Nada más lejos de la realidad, de hecho el asturiano se marchó con algunas molestias y fue sustituido por Morientes. Al final, el gol llegó, porque tenía que llegar, pero asombrosamente fue por demérito sevillista. Un Fernando Navarro que parecía bastante entonado hasta el momento, se permitió el lujo de saltar en el área ante un centro, bastante pasado, por cierto, para tocar con la mano y obligar a Bernardino a señalar otra vez el punto fatídico. Además, para rizar el rizo, Palop protestó la inexcusable acción y vio la quinta, por lo que Javi Varas tendrá que defender los tres palos en el Camp Nou.

Mata tampoco dudó y nos puso por detrás en el marcador, donde nos quedaríamos hasta el final. Luis Fabiano entró con ganas de arreglarlo, tantas que casi termina de estropearlo con una violenta acción que le costó la amarilla. Aunque Marchena estuvo listo para provocarle, no es menos cierto que el central sabía lo que hacía porque las revoluciones en las que andaba el carioca eran excesivas. Tampoco estará en el banquillo del coliseo culé Jiménez, expulsado por protestar.

El tercero del Valencia, ya sobre la hora, no fue más que una anécdota en un partido que nos hace pensar y mucho en la semana pasada. Como ya ocurriese hace unos meses, la gran racha de siete partidos invicto se sucede de dos derrotas seguidas. El problema es que los que vienen son Barcelona, Madrid y Villarreal. Al menos este último pasa por su peor momento. La racha es sólo de cinco puntos con el goalaverage perdido, por lo que más nos vale hacer algún milagro ante los dos imbatibles de esta liga.

Bernardino González Vázquez hizo honor a lo que se esperaba de él, un arbitraje teledirigido como siempre nos hace y dejándonos una vez mas en inferioridad numérica. Las tarjetas fueron excesivas por ambos bandos, aunque para nosotros las repercusiones acabaron siendo exponencialmente mayores. ¿Cuando dará Del Nido un puñetazo en la mesa como hizo el presidente de Osasuna en su momento ? Ya está bien de tragar y tragar y poner siempre la otra mejilla. Este árbitro impresentable debe ser recusado a perpetuidad por el Sevilla a la voz de ya.

Lo peor son las secuelas, más que nada porque Mosquera se antoja como la sombra de Messi el miércoles, con todo lo que eso conlleva. No podremos contar ni con Jimenez ni Adriano ni Palop. Los sevillistas que queríamos más emoción en los partidos, aquí la tenemos. A partir de ahora un fallo más puede ser contraproducente. Que Henry y Eto´o nos cojan confesados. Y si puede ser, que no nos cojan.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Adriano (2), Escudé (2), Squillaci (1), Fernando Navarro, (0) Duscher (1), Renato (1), Jesús Navas (1), Romaric (2), Perotti (2) y Kanouté (2). También jugaron Mosquera (1), Capel (1) y Luis Fabiano (s.c)

Los sevillistas creen que sería necesario reforzarse este verano

Después de que tanto José María del Nido como miembros de la secretaría técnica dejasen claro que el equipo no sufriá muchas modificaciones este verano, la afición se ha pronunciado bastante en contra de este hecho. Tanto es así, que hasta un 70% de los encuestados cree que sería difícil o imposible competir en Liga, Copa y Champions con garantías con esta misma plantilla. Un 14% mantiene la duda debido a que las lesiones han mermado a muchas de las piezas claves durante este ejercicio, mientras que el 17% restante confía plenamente en lo que hay para afrontar lo que se viene encima, que esperemos que sea la vuelta a la máxima competición continental.

Decimos que esperamos porque, aunque hace una semana casi todos los sevillistas lo dábamos ya por hecho dada la enorme cantidad de puntos de colchón, ahora andamos con la mosca detrás de la oreja. No ya por el número de puntos de ventaja con el cuarto, que no obstante sigue siendo importante, sino más bien por la entidad de los rivales con los que nos veremos las caras en las próximas fechas. Por este motivo esta es la pregunta de esta semana: ¿Crees que el Sevilla aguantará hasta final de Liga en las posiciones que dan derecho a jugar la Champions, o acabaremos sucumbiendo al empuje de los que nos preceden?

Sevilla FC 0 – Valencia CF 0; Empate a todo en Nervión

Llegaron al estadio empatados a puntos, siguieron mostrando esa misma igualdad sobre el césped, y con la misma puntuación se fueron al vestuario. Poco más dio de sí un partido en el que se esperaba mucho de ambos espadas, pero en el que quedó patente que la verdadera liga para el Sevilla llega en el próximo mes.

El inicio de los blancos no fue muy diferente al que Jiménez nos tiene acostumbrados. Poca fluidez en mediocampo e internadas de Navas por la banda derecha. En esta ocasión el de Los Palacios no pudo servir ningún balón de gol a Kanouté ni Luis Fabiano, a quienes no les faltaron ganas pero sí la suerte.

El Valencia, mejor colocado, comenzó atosigando al Sevilla en campo contrario, pero acabó la primera parte sufriendo y percatándose de que el empate era un buen resultado.

El cuestionado Mosquera estuvo correcto, e incluso se permitió el lujo de hacer subidas y desbordes. Aunque bien es cierto que un error suyo pudo costar la desventaja antes del descanso cuando Mata le desborda con mas facilidad de la debida y lanza milagrosamente fuera pegado al poste.

En la segunda parte se esperaba el típico arreón sevillista. Sin embargo, este no llegó y la paridad entre los dos contendientes siguió marcando el desarrollo del partido.

A tanto llegó la buena disposición defensiva del Sevilla, que Villa acabó aburrido buscándose la vida en el centro del campo. Jiménez tardó más de la cuenta en realizar los cambios, en los que como de costumbre no sorprendió. El primero sí que llegó en el 46, suponiendo la entrada de Maresca por Duscher. Además metió a Capel para dar más frescura a la banda de Adriano, pero el de Albox sigue sin ser el de antes de la lesión.

Al final, casi por completar el carrusel de cambios pero sin tiempo, Renato ocupó el sitio de un fatigado Romaric, quien puso un par de balones en profundidad que bien podrían haber tenido el mismo efecto que en Getafe de no mediar en este caso una muy buena defensa valencianista.

En los últimos minutos los dos equipos tuvieron su ocasión, por lo que pudo ganar cualquiera. Pero lo justo era un empate que deja a los dos con 24 puntos, dos más lejos del Madrid, al que por cierto volvieron a regalarle dos puntitos por un clarisimo penalti en contra no pitado. Efecto colateral Mijatovich, se llama eso.

Y hablando de árbitros, el tal Teixeira Vitienes que nos pitó anoche debió mandar a la caseta a Marchena por la reiteración de faltas. Una vez mas, nos hicieron un arbitraje sibilino que encrespó a los aficionados hasta el punto de hacer aflorar los pañuelos. Si siempre le pita aigual al Valencia no nos extraña en absoluto que los chés no hayan perdido hasta ahora con semejante personaje.

En cuanto al equipo, muy bien toda la defensa, mejoró el centro del campo con la entrada de Maresca y sin punch esta vez en la delantera. Yo soy de los que opinan que jugar con dos delanteros no siempre garantiza mas goles y ayer era un dia para meter a  Renato y jugar con un solo punta. Emery trazó una tela de araña fenomenal que maniató a los nuestros. Pero claro, si Jimenez sale con un solo punta, siempre habría alguien que dijera que no había salido a por el partido.

Esto es sólo un anticipo de lo que le espera al Sevilla. Sin ir más lejos el sábado viene Alves con su tropa, de los que mañana podrían separarnos hasta siete puntos.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Mosquera (2), Squillaci (3), David Prieto (3), Fernando Navarro (3), Romaric (2), Duscher (1), Navas (2), Adriano (1), Luis Fabiano (2) y Kanouté (1). Minutos también para Maresca (2), Capel (1) y Renato (s.c)