Marius Stankevičius pasirinko Sevilla

O lo que viene a significar, literalmente, Marius Stankevicius es el elegido. El elegido por el Sevilla FC para suplir la baja de Sergio Sánchez como mínimo hasta final de la presente temporada. La verdad es que tal y como están las cosas, no se trata de un futbolista que corte de raíz la dinámica de desilusión que envuelve al aficionado, pero está claro que Monchi busca experiencia, precio bajo y poco más. Además llegará como cedido y con una opción de compra de tres millones de euros. Todo hace indicar que firmará en las próximas horas y que incluso podría llegar al partido del Racing de Santander aunque parezca un poco precipitado. Su 1,90 de altura le permite jugar tanto de lateral diestro como de central.

El futbolista llega procedente de la Sampdoria, aquel equipo que nos eliminó de la UEFA el año pasado. Nacido en la ciudad lituana de Kaunas hace 29 años, a la edad de 17 debutó en la primera división lituana con el Ekranas, en el que disputó 87 partidos y anotó 3 goles hasta 2002, cuando vivió su salto al Calcio. Llegó al Brescia, pero al no contar demasiado para el entrenador y tras jugar ocho partidos, se marchó cedido en enero al Cosenza de la Serie B. Ya en el verano de 2003 se asentó en el Brescia, con el que alternó las dos primeras categorías disputando un total de 157 partidos y con 11 goles en su haber. Esto hizo que la Sampdoria se fijase en él el verano pasado y lo incorporase. En esta temporada y media ha cumplido con 41 partidos y 3 goles al calor de los del Luigi Ferraris. Tampoco se quedan atrás sus números como internacional. Aunque hay que destacar el bajísimo nivel de la selección lituana, Stankevicius acumula 49 apariciones y 4 goles desde 2001. Tanto en 2008 como en 2009 ha sido nombrado mejor futbolista lituano del año.

Por cierto, aunque en Italia también lo pronunciaban mal, nos informan de que la pronunciación correcta es Stankévicius, acentuando en la “e”, y no Stankevícius.

Informacija skaitytojams Lietuvos: Dabar šis dienoraštis gali būti išversta ir į lietuvių dešinėje ekrano pusėje. Tikimės Jūsų komentarai.

(Información para los lectores lituanos: Debido a la afluencia de lectores de ese país, el blog puede ser ya traducido al lituano en la parte superior derecha del blog).

Una balsa de aceite

Tantos días sin partidos oficiales hacen que a uno le sea difícil elegir un tema del que hablar y extenderse para más o menos llevar actualizado el blog. Quitando el tema Negredo, que ya se trató, y el tripitido mensaje presidencial de que pronto pelearemos por lo máximo, no ha nada demasiado jugoso para que un bloguero pueda llevarse a la boca. Eso sí, debo decir que si algo no me gustó fueron las declaraciones de Sergio Sánchez, afirmando que si seguíamos así “el Deportivo no tendría muchas opciones”. Está claro que luego esas declaraciones se sacan de contexto para volver a dar a entender por parte de la prensa que somos un club prepotente. Sin embargo, sabiendo que el mensajero va a entrar al trapo de cabeza, el conferenciante podía haber elegido otras palabras para expresar sus ideas, ya que no han tardado en llegar las contestaciones desde La Coruña y si por lo que sea caemos en Riazor, no tardará en volver a sonar el equivalente a “Sergio cómeme el rabo”.

Por lo demás, obviando la pildorita habitual de Luisfa cada vez que cruza el charco, este club es una balsa de aceite que no da ni para debatir cuando no hay partido. Otros por ahí creando fundaciones de oposición, pendientes de juzgados y de resoluciones, y nosotros hartos de esperar a que llegue mañana sábado para que vuelva el fútbol. Del horario “guardería” de mañana en Galicia, pasaremos a las señoriales 20:45 en Stuttgart el martes (Se verá por TVE, por lo que hay que tener un poco de paciencia antes de mandar comunicados desproporcionados). El sábado siguiente en Nervión, sabadito sabadete a las 22 horas, y para culminar las dos semanas de contraste absoluto, martes 27 de octubre en Copa con el Atlético Ciudad, a las 20 horas y en Cartagena. Mejor ir poco a poco que nos vamos a perder.

Sevilla FC 1; Olympique Lyonnais 0. Chevantón salva al menos el resultado

Pasan los días pero no mejora la imagen de este Sevilla que se prepara para una temporada muy exigente. En esta ocasión era el Olympique de Lyon el que se ponía enfrente . Lejos de ello, volvimos a ver un partido aburrido con más tensión que juego. El Sevilla sigue jugando a no se sabe bien qué y la intranquilidad comienza a hacerse visible entre los aficionados. Agradecería y lo digo sin acritud que alguien me dijera una sola característica de este Sevilla 2009-2010 por la que pueda identificársele. Un sello, algo. Yo no lo encuentro. Si restamos las dos pachangas iniciales con Roteña y Conil, los otros tres partidos se han saldado con derrota, empate y victoria respectivamente. Dos goles a favor y dos en contra. Parece ser que la solvencia defensiva sigue intacta pero tambien las escasas opciones goleadoras. A destacar la “Kanouté-dependencia” que sufre nuestro equipo. Mal asunto teniendo en cuenta que el malí sigue cumpliendo años y estará un mes completo en la Copa de Africa.

Volviendo al partido, decir que en la primera parte, al menos, tuvimos un par de ocasiones que bien pudieron ponernos por delante. La más clara fue merced a un cabezazo de Luis Fabiano que Lloris atajó en la cepa de su poste derecho. En el área contraria fue el debutante Lisandro López el que pudo desequilibrar el marcador, pero cuanto más se acercaba el descanso, menos opciones había de que se rompiese el empate a cero.

A diferencia de otras veces, nada cambió en la segunda parte. Alfaro sustituyó a Renato y Sergio Sánchez debutó con la camiseta blanca, pero el Sevilla no se acercaba a la meta rival y el tedio se adueñaba progresivamente de las gradas. En esas, el Olympique comenzó a tomarse demasiado en serio cada balón dividido y lo pagó caro. A la hora de juego, Makoun veía merecidamente la roja tras una entrada sobre Alfaro con la planta por delante. Por si no era suficiente, su compañero Clerc le acompañó a los vestuarios poco después por protestar otra decisión arbitral.

Con dos jugadores más, parecía lógico pensar que el empuje sevillista terminaría por inclinar la balanza a su favor.  Error, porque aunque el Lyon se replegó tras las expulsiones, los nuestros se mostraban incapaces de aprovechar la superioridad numérica. Bien al contrario, los franceses controlaban bien el juego y salían sin pegar ni un solo voleón. Hubo que esperar hasta el minuto 88 para que Chevantón, que diez segundos antes había sustituido a Zokora, enganchara un balón suelto en el borde del área para conseguir el uno a cero. Nada más que contar en un partido que ni mucho menos pasará a la historia, y que fue decidido por el descarte más descartado a día de hoy para Jiménez. Cuanto menos, hay que admitir que resulta curioso. Si me dan a elegir, yo le daba el boleto a Koné y me quedaba con Cheva. Al menos ha demostrado tener mas gol que el de Costa de Marfil.

Acosta, por su parte, se está ganando a pulso una cesión en la que pueda comenzar a mostrar lo que Monchi vio en él. El chaval no se va de nadie en velocidad y las alarmas se han encendido sobre la idoneidad de su fichaje. Ha declarado que a pesar de estar jugando a tope, las molestias de su tobillo no han desaparecido por completo. Complicado va a tener jugar si no mejora muy mucho su rendimiento teniendo en cuenta la competencia que tiene en su demarcación con Perotti, Navas, Alfaro, Adriano, Renato, José Carlos, etc.

El que parece estar asumiendo galones es el joven José Carlos. Durante el tiempo que jugó, se encargó de lanzar todas las faltas y corners y  bastante bien, por cierto. Al chaval de Riotinto se le ve crecido, mas hecho. Ojalá se convierta en ese centrocampista pasador que tanto necesitamos.

La próxima prueba no llegará hasta el 8 de agosto, cuando viajaremos a Sicilia para jugar un triangular a cuarenta y cinco minutos contra Palermo y Mallorca. A ver si para entonces cambia la cosa y vemos un Sevilla que ofrezca garantías para afrontar las tres durísimas competiciones que se avecínan.

El culebrón Gámez termina con la llegada de Sergio Sánchez

Ni Duda, ni Lolo, ni Fernando Sanz. El Sevilla se ha hartado de esperar a Jesús Gámez, y a pesar de tener un acuerdo cerrado con el jugador desde hacía ya veinte días, el fuengiroleño seguirá al menos una temporada más en La Rosaleda. Todo ello porque el que pertenece ya al Sevilla es el catalán Sergio Sánchez, “plan B” de Monchi que ha firmado por algo menos de 4 millones de euros.

Con 23 años, el ex-futbolista del Espanyol inicia una prometedora etapa en el Sevilla, con el que ya ha declarado que quiere ganar todos los títulos posibles. La operación se ha cerrado en un tiempo récord, puesto que el Sevilla se puso en contacto con el club barcelonés esta misma mañana para realizar la oferta definitiva. Alrededor de las siete de la tarde el acuerdo estaba cerrado, y el futbolista llegará a Sevilla a lo largo de este jueves. Sin embargo, no será hasta el lunes cuando sea presentado con la camiseta blanca.

Sergio Sánchez, canterano periquito, únicamente ha disputado esta última temporada con el primer equipo blanquiazul, disputando 33 partidos de Liga y anotando 3 goles. Antes, estuvo cedido en el Real Madrid Castilla y en el Racing de Santander. Puede jugar tanto de central como de lateral diestro, por lo que cumple con los requisitos de Manolo Jiménez. Sin embargo, rechinan las declaraciones del técnico del martes, en las que daba a entender que contaba con Gámez y que con Sergio no se estaba ni negociando. ¿El arahalense no se entera de nada, o era una estrategia para forzar al Espanyol?